Kerry está mal: Israel ya es un estado de apartheid

Publicado: 3 mayo, 2014 en Israel-sionismo = racismo
Etiquetas:, , , , , ,

http://thehill.com/blogs/congress-blog/foreign-policy/204744-kerry-is-wrong-israel-is-already-an-apartheid-state

por Josh Ruebner                                                                            Trad. Pamagal

El pasado viernes el Secretario de Estado John Kerry provocó ola de críticas al advertir que Israel estaba en riesgo de convertirse en “un estado de apartheid” después de que su iniciativa para negociar una paz palestino israelí cojeó esta semana hasta una inconclusa fecha límite. Pero Kerry está equivocado al sugerir que Israel alcance esta gorra de paria que inclina el punto en un futuro indeterminado. Desde su inicio en 1948, Israel ha mantenido un régimen de derechos diferenciados que privilegia a los judíos israelíes y discrimina a los palestinos.

A los refugiados palestinos, lanzados (limpieza étnica) de sus casas por Israel antes, durante y después del establecimiento de este estado, el 78 por ciento de la Palestina histórica, les ha sido negado el derecho internacional garantizado de regresar; sin embargo, una persona judía en cualquier parte del mundo puede inmigrar a Israel, automáticamente reclamar la ciudadanía e incluso residir en una propiedad perteneciente a palestinos despojados de sus tierras.

Los palestinos no expulsados de sus propiedades, que son ahora ciudadanos de Israel, enfrentan discriminación social generalizada, y, de acuerdo con Adalah: El Centro Legal para los Derechos de la Minoría Árabe en Israel, “hay más de 50 leyes israelíes de discriminación contra ciudadanos palestinos de Israel en todas las áreas de la vida, incluyendo sus derechos de participación política, acceso a tierras, educación, fuentes de presupuestos estatales y procedimientos criminales.”

Inmediatamente después de ocupar Cisjordania, Jerusalén del Este y la Franja de Gaza – quedaron 22 por ciento de palestinos históricos – en 1967, Israel promulgó la Orden Militar 101, quitándole a los palestinos todos sus derechos políticos y lanzándose a una colonización ilegal de sus tierras. Más de cuarenta años después, Human Rights Watch concluye, en un reporte titulado “Separado y desigual: Tratamiento discriminatorio de Israel a los palestinos en los Territorios Ocupados de Palestina”, que la ocupación militar israelí ha llevado a políticas que “son severamente discriminatorias contra los residentes palestinos, privándolos de sus necesidades básicas mientras brinda abundantes comodidades para los asentamientos judíos.”

Este sistema legal de dos niveles, basado en factores tales como raza, etnicidad y nacionalidad, es lo que la comunidad internacional busca terminar cuando define apartheid como un crimen contra la humanidad. La discriminación israelí contra los palestinos es tan flagrante que aun el Departamento de Estado [de EEUU] reconoce, de mala gana, en su último reporte de derechos humanos que los ciudadanos palestinos de Israel enfrentan “discriminación institucional y social”, además de un extenso catálogo de abusos a los derechos humanos sufridos por los palestinos bajo la ocupación militar israelí.

Más allá de las causas inmediatas del fracaso de estas últimas rondas del interminable “proceso de paz” – el incumplimiento israelí en su compromiso de liberar a prisioneros políticos palestinos y su continua colonización de tierra palestina, lo que derivó en la unión de palestinos a tratados, a cuerpos internacionales y a la firma de un acuerdo de unidad entre los partidos políticos de Fatah y Hamas – la razón de esta falla esencial es clara. Por más de dos décadas, el “proceso de paz” no se ha basado en terminar con las políticas discriminatorias de Israel hacia los palestinos, sino por el contrario: el “proceso de paz” ha sido diseñado para consolidar y cosificar la dominación del apartheid israelí.

Las propuestas de EEUU e Israel hechas a los Palestinos durante la última ronda de pláticas, ilustra este punto. En vez de eliminar sus colonias ilegales, Israel demanda la anexión de mayores bloques de asentamientos. Martin Indyk, ex empleado del Comité de Asuntos Públicos Americano Israelí convertido como por arte de magia en el Enviado Especial para las Negociaciones Palestinas-Israelíes, confirma que del 75 al 80 por ciento de los asentamientos israelíes serían anexados a Israel. En lugar de desmantelar el Muro del apartheid israelí, el cual fue dictaminado como ilegal por la Corte Internacional de Justicia en 2004, el Muro quedaría en su lugar junto con extensas zonas de seguridad que dividen completamente “las zonas del este y el oeste de Cisjordania, “ de acuerdo con el negociador palestino Yasser Abed Rabbo. Además, el supuesto Estado Palestino no tendría acceso a Jerusalén y sería aislado de la vecina Jordania por una presencia militar israelí de largo plazo, convirtiendo partes Cisjordania en entidades no soberanas controladas completamente por Israel, desde fuera, semejante a la situación que hoy enfrentan los palestinos en la asediada y bloqueada Franja de Gaza.

Así como las propuestas israelíes para la Franja de Gaza buscan perpetuar su control de apartheid sobre los Territorios Ocupados Palestinos, así también Israel demanda que los palestinos lo reconozcan como un “estado judío”, en lugar de un estado para todos sus ciudadanos como cualquier país, en un intento de codificar la discriminación israelí hacia los palestinos. Lejos de ser una simple petición para reconocer las realidades demográficas actuales, esta demanda intenta presuntamente coaccionar a los palestinos para que accedan al “derecho” israelí de continuar artificialmente el mantenimiento de una mayoría judía y seguir negando los derechos de los refugiados palestinos.

Antes de que Kerry se embarcara en su ir y venir diplomático para reiniciar las negociaciones palestino israelíes, testificó al Congreso [de EEUU], en abril, que había una ventana de oportunidad de uno o dos años para resolver el asunto palestino israelí dentro del paradigma de los dos estados. Con la administración Obama reacia a buscar pláticas en el futuro debido a la cercanía de las elecciones intermedias, la ventana de Kerry se cerró.

Pero en lugar de lamentar el fracaso de Kerry, los Estados Unidos pueden finalmente dejar de tratar de martillar una clavija cuadrada dentro de un hoyo redondo. Dos décadas de “procesos de paz” fallidos pueden finalmente resultar en pensamientos frescos y creativos sobre cómo resolver el asunto palestino israelí en base a los derechos humanos, el derecho internacional y la igualdad, en lugar de basarse en el control del apartheid israelí sobre el pueblo palestino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s