El síndrome de Estocolmo del Mundo Árabe

Publicado: 14 octubre, 2014 en Contexto mundial
Etiquetas:, , , , ,

Nota en inglés: CounterPunch

por Ahmad Barqawi                                                                                       Trad. Pamagal

¿Qué hay con el Mundo Árabe y el morboso capricho hacia sus propios colonizadores?

¿Por qué los Tomahawks estadounidenses tienden a encontrar tanto víctimas indefensas como demasiado entusiastas, que les dan una apasionada bienvenida al mismo tiempo y en el mismo terreno de una tierra árabe devastada por la guerra?

Auténticos criminales de guerra de la clase de Bush vienen al mundo árabe; arrasan y devastan un país árabe, bombas de drones le rompen el alma a otro; sólo para salir de la región en un “baile de espadas” con el “agradecimiento” de los gobernantes de un tercero, con los bolsillos llenos de dinero y nada menos que con lucrativos contratos de petróleo y de “reconstrucción”.

Ni François Hollande, el presidente “socialista” de Francia, pudo resistir unas cuantas rondas de vals, espada en mano, con los saudís después de cerrar un negocio de armas de alrededor de $3 billones de dólares.

No sólo eso, estos imperialistas ineptos precursores de la muerte bioquímica llegan a colgar temporalmente sus sombreros militares de “Choque y Pavor” [1] y hacen carreras de muchos millones de dólares comerciando con su recién descubierto estatus de consejeros, “intelectuales” y “mediadores de la paz”; desvergonzadamente de gira en la misma tierra árabe donde previamente causaron nefastos estragos y desacuerdos sectarios, para predicar las virtudes de la democracia, diálogos pacíficos y derechos humanos de todas las cosas, a una alucinada multitud,  todo patrocinado por el GCC [2], por supuesto, uno que está más que dispuesto a otorgar sus reservas de admiración y exagerada hospitalidad; en una balanza eso parece estar reservado estrictamente a aquellos que tienen una historia ilustre de saqueo al mundo árabe.

Tomen a Tony Blair por ejemplo, un hombre que estuvo metido hasta el cuello en la violenta violación a Irak con cientos de miles de víctimas en su nombre; después de dejar su cargo, se las arregló para embolsarse la impresionante cantidad de £150,000 por dos eventos de 30 minutos de charla en los Emiratos Árabes Unidos, no muy lejos de donde él y su entonces “hermano de armas” George Bush hicieron llover todo tipo de bombas racimo y municiones de uranio [3] sobre la población civil de Fallujah [4], en tanto discutían “asuntos globales” (¡lo que quiera decir eso!) mientras en el proceso intentaban sanear los antecedentes penales empapados de sangre inocente de arriba a abajo. Y para eso es el petro-dólar; evidentemente nada es demasiado cuando se trata de rehabilitar a criminales de guerra certificados en renacidos “enviados de la paz” pro-israelíes para el Medio Oriente. [5]

Si esto no es un caso crónico del Síndrome de Estocolmo, no sé lo que será.

¿De qué otra manera podemos explicar las guerras sobre Irak en 1991 y 2003? ¿De qué otra manera podemos explicar Libia en 2011 [6], cuando la llamada Liga Árabe, LA, prácticamente se arrastró a los pies de los gobiernos occidentales y de su aparato mortal, la bien aceitada OTAN, para bombardear a uno de los propios estados miembros de la LA, hacerlo polvo y reducirlo a cenizas? ¿O el hecho de que Qatar es prácticamente nada más que un estacionamiento / gasolinería de un billón de dólares para ese mismo aparato mortal que da la vuelta al mundo?

¿De que otra manera nos explicamos a Yemen? El segundo país más grande en la Península Árabe reducido a un mero patio de juegos para los drones de Estados Unidos y un joystick (palanca de control) para los escuadrones asesinos? ¿O ese trágico cuento de dos Sudánes? [7]

¿Cómo es que una región rica en petróleo está atrapada sin esperanza en un mortal apretón económico con un imperio sin un quinto y agobiado por las deudas?

¿De qué otra manera podemos explicar el hecho de que el mundo árabe haya sido encerrado en este ciclo del día de la marmota (que se repite continuamente) donde las intervenciones extrajeras están seguidas casi constantemente por intervenciones extranjeras, la mayoría de las cuales ocurre violentamente y por invitación extendida (junto con un cheque en blanco) de una Liga Árabe decrépita en el mejor de los casos, o más comúnmente hoy en día, con una participación activa (y un cheque en blanco) de los gobiernos árabes en el peor de los casos?

Hoy, esa es la realidad del mundo árabe; un rostro deteriorado de adulación y reflejos de sumisión a las ocupaciones extranjeras y a los poderes imperiales.

Con la (desafortunada) llegada de la Primavera Árabe; nuestra manifiesta afinidad hacia los misiles (mal)guiados por láser que alcanzan su sombrío punto más bajo, filtrándose de la corrupta clase política directo hacia el público, cuando términos como “zonas de no bombardeo” e “intervenciones humanitarias” se convierten de pronto en los sabores del mes, lanzados alrededor con tanta facilidad que rápidamente se transforman en algo común en nuestro diario consumo político. Los “revolucionarios” libios que tropiezan consigo mismos para tener la oportunidad de tomarse una foto con McCain, Hillary Clinton y el sionista extraordinario Bernard Henry Levy [8], mientras las ciudades libias de Trípoli y Sirte están siendo arrasadas por cortesía de los aviones de combate y los reactores de caza de la OTAN (y Qatari).

Para no ser superados por su compañeros libios, los manifestantes sirios ya estaban llamando a bombarderos en contra de su propio país a sólo dos meses de su efímera revolución, “haciendo un pacto con el diablo para derrocar dictadores y/o prevenir el genocidio” se convirtió en la celebrada mantra bajo la cual el público estaba casi completamente insensibilizado a la noción de campañas de bombardeos extranjeros o aún de invasiones militares si era necesario; especialmente el tipo del que carece la autorización de la ONU, siempre que sea por una “buena causa”. Nos arrullaron con la canción de cuna del “menor de los dos males”, en los canales de televisión de Al Jazeera y Al-Arabiya siempre y cuando haya asientos de primera fila a la destrucción y partición sin sentido de los estados naciones árabes. Los sueños eróticos de Sykes y Picot haciéndose realidad. [9]

Así que en lugar de ser los desastrosos cuentos con moraleja que son, Irak y Libia se convierten en escenarios aceptables listos para convertirse en una nueva versión en cualquier momento al mínimo capricho de los EU y sus implantaciones regionales.

Así la intervención extranjera se convierte en “racionalizada” y en algunos casos aún aclamada por los medios de comunicación financiados por el Golfo, en un tiempo cuando los movimientos de resistencia árabe son castigados y se les niega, como estaba previsto, de las mismas justificaciones, tan apresuradamente acordadas, casi sin examinar, del occidente imperial y su muchedumbre salivante de intervencionistas para liberarnos de nuestro propio salvajismo (el cual, sucede, que ellos mismos crearon y fomentaron). Aparentemente la responsabilidad de proteger no es tan sofisticada ni tan humanitaria cuando se trata de gente como los de Hizbollah, Hamas y el ejército sirio defendiendo a sus propios pueblos y territorios como lo es para el buen Tío Sam y su red laberíntica de bases militares en el extranjero.

Y ahí está el problema; el gobierno sirio ha estado luchando contra ISIS, en sus diferentes (pero igualmente acres) encarnaciones, por tres años ya, por la época en que el estado sirio fue vapuleado por las llamadas violaciones a los derechos humanos y acusado subsecuentemente de hacer una guerra sectaria en contra de los sunitas. Las constantes declaraciones del gobierno sirio de que estaba luchando contra el terrorismo cayeron en oídos sordos, más que eso, olas de extremistas bien armados y bien financiados fueron enviados a Siria a luchar una guerra de erosión (la más despiadada de su tipo en la historia reciente) en contra del gobierno de Bashar Al Assad en nombre del occidente. Operación: cambio de régimen a través del terrorismo.

Entonces viene el momento en el que todo se paga cuando el campo minado del terrorismo en Siria, que creó el occidente, empieza a extenderse fuera de los límites designados; y tres años de méritos de la narrativa impuesta por el GCC fue abandonada con el simple accionar de un interruptor estadounidense.

Mucho antes de James Foley [10] (también conocido como el momento en que nuestra consciencia despertó de repente), las decapitaciones habían sido una cuestión de rutina desde 2011 para la mayoría de los grupos rebeldes sirios “moderados” y pro-occidentales, que ahora son los que forman el podrido núcleo del terrorismo de ISIS. Suficientemente extraño que en aquella época nuestra simpatía no se extendiera a las víctimas descabezadas de los “no rubios/ no ojos azules”.

En aquel entonces los soldados sirios y los civiles Alawitas [11] eran el blanco principal de esas decapitaciones; el internet estaba inundado con incontables videos mostrando sangrientas decapitaciones y ejecuciones no muy diferentes de las representadas en los videos de ISIS, una de las cuales, en ese tiempo, mostraba a un niño de 12 años decapitando a cautivos amarrados “a la manera del islam” con una espada oxidada sin filo y cantando “Allahu Akbar” [12], estos videos no hicieron levantar ni una ceja en la comunidad internacional, aún cuando las cabezas cortadas de las víctimas fueron “cuidadosamente” expuestas de manera provocadora frente a las cámaras para que todo el mundo las viera, al contrario; millones de dólares fueron financiados a los perpetradores de los crímenes de ISIS a través de la alianza anteriormente conocida como “Amigos de Siria” (actualmente conocida como … aguante la respiración … la coalición internacional contra ISIS). Sólo pregunte a Joe “lapsus” Biden. [13]

Bien que el objetivo sea el régimen de Siria o los ex predilectos ISIS, lo cual es esencialmente un monstruo Frankenstein Estadounidense/GCC en esteroides Wahhabi [14], mientras un país árabe sea bombardeado o invadido, aparentemente no tiene ninguna diferencia; parece que no nos saciamos de la intervención occidental cualquiera que sea la forma o silueta que tome y bajo cualquier pretexto con el que se encubra; parece que hasta hacemos un fetiche de esto; el hecho constante es que no ha habido una sola guerra entablada en el mundo árabe donde al menos varios estados árabes fueran cómplices totales en ella ya sea logística, diplomática o aún militarmente.

Así el Síndrome de Estocolmo del mundo árabe ya no está solamente manifestado por identificarnos positivamente con guerras de agresión entabladas en esta parte del mundo, sino por el hecho de que nuestro aparentemente insaciable apetito por consumir nuestra propia carne y sangre parece aún sobrepasar a la del agresor.

Aún recuerdo la histeria festiva de los medios financiados por el Golfo una vez que la administración Obama declaró sus intenciones de bombardear Siria, el año pasado, en la búsqueda del cambio de régimen como en Libia después del lamentable ardid de la “masacre química”, y al contrario, la posterior decepción y completa frustración que prevalecieron en esos mismos círculos siguiendo el cambio en el corazón de Obama.

Ahora la misma desvergonzada euforia puede ser vista, sin embargo, esta vez, en una escala más amplia, mientras los tomahawks estadounidenses están volviendo a visitar Irak, con Siria añadida a la lista de resultados, así, por si acaso, dos países árabes por el costo de uno; y ¿por qué no? Mientras la cuenta de “servicios prestados” sea pagada por el GCC. El daño colateral y la destrucción de infraestructura serán ocurrencias adicionales. Si eso.

Nuestro estado de “auto-linchamiento” alcanzó su ignominioso pináculo durante y después de la última guerra israelí en la Franja de Gaza, no sólo la solidaridad árabe fue bastante diluida, y de forma inquietante aún bordeando la despreocupación (al menos comparada con las protestas masiva que se extendieron por el resto del mundo), o limitadas a la actividad del ciberespacio donde Gaza fue oportunamente convertida en una tragedia y nada más allá de eso, pero después de la guerra y en un extraño cambio de conceptos en el discurso político árabe, parecido al que emergió de la mano de la victoria del  Hizbolla en 2006 aunque en una escala más amplia esta vez, el vergonzoso desempeño del ejército israelí y su fracaso militar en Gaza (a pesar de su criminalidad) fue de alguna manera convertido en una estridente victoria para el poder ocupante, mientras la resistencia palestina y la heroica humillación de las IDF [15] y sus unidades élite, a pesar del bloqueo y de las desesperadas circunstancias, se convirtieron en derrota echándole la culpa directamente a la resistencia, por la pérdida de vidas civiles y la destrucción de la franja; como estratega de salón al comparar las bajas en ambos lados y un frío análisis con el único objetivo de desmoralizar el reinado supremo de la resistencia palestina.

Billones de petro-dólares fueron vertidos en la sistemática destrucción de Siria (otra vez, tomen en cuenta la palabra de Biden para esto);  mientras los gazatíes fueron dejados con sus propios dispositivos en contra de la invasión israelí; ahorren para la ayuda de unas cuantas cajas de comida infestada de ratas y vacunas ya expiradas, mientras se aprietan más los tornillos del sitio impuesto por los israelíes sobre la Franja, entonces ridiculizamos la victoria de Gaza sobre el poderío militar del 4º ejército más poderoso sólo para ser instantáneamente tomados con (y movidos por) el reto de Hollywood del Ice Bucket (hielera).

Los países del GCC rescataron a los bancos estadounidenses mientras Somalia languidece en un interminable abismo de pobreza extrema y hambruna. Nuestros predicadores personalizan los fatwas [16] religiosos a la medida para adaptarse mejor a los intereses estadounidenses en la región de manera rutinaria pero cuando se trata de los palestinos, su pozo de ardientes fatwas (por dólar) parece estar secándose, disfrutamos la “liberación” de Irak por Bush (al menos por un tiempo, hasta que Irán llegó para colocarse encima éste), después menospreciamos la victoria de Hizbollah en el 2006 en la guerra del Líbano, clamamos por mandar a Libia de regreso a la edad de piedra como un triunfo indiscutible del bien sobre el mal (aparentemente el mal de un estado árabe soberano), sólo para minimizar la efectividad militar y el significado político de la resistencia palestina en Gaza en contra de la ocupación israelí.

Esto no es política, peor aún; es la cínica definición del síndrome de Estocolmo.

Ahmad Barqawi es un columnista independiente y escritor.

[1] “Shock and Awe” conocida también como Rápido dominio se basa en una aplastante fuerza militar que paraliza al adversario en el campo de batalla y destruye su voluntad de luchar.(N. de T.)

[2] Gulf Cooperation Council, GCC; Consejo de Cooperación del Golfo es una organización a la que pertenecen Bahrain, Kuwait, Omán, Qatar, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos. (N. de T.)

[3] Las bombas de racimo están diseñadas para dispersarse o soltar submuniciones explosivas cada una pesando menos de 20 kgs. La mecha de cada submunición es activada generalmente mientras cae para que explote sobre o en el suelo. Algunas submuniciones fallan y quedan peligrosamente depositadas en el suelo sin estallar. Las bombas de racimo son soltadas desde un avión o disparadas en tierra o desde el mar, para abrirse en medio del aire y liberar decenas de cientos de submuniciones, que pueden saturar un área del tamaño de varios campos de futbol. Cualquiera que se encuentre dentro del área de las bombas de racimo es muy probable que muera o sea herido muy severamente. Las municiones de uranio –están hechas de un metal pesado que emite radiación; es causante de cáncer y defectos congénitos. (N. de T.)

[4] En abril de 2004 el ejército estadounidense buscó ocupar la ciudad de Fallujah (Faluya); la razón, según EU, fue una emboscada de insurgentes iraquíes a un convoy de contratistas militares de la empresa Blackwater, el intenso fuego y una granada mataron a los cuatro contratistas.Las operaciones militares se detuvieron debido a la llegada al poder del gobierno post Sadam. La segunda batalla de Fallujah durante noviembre y diciembre de 2004 fue un combate urbano tan duro que es considerada como la más sangrienta de la guerra y de todas en las que ha participado el ejército de EU, desde Vietnam. El ejército invasor utilizó fósforo blanco en contra de los milicianos y la población civil. (N. de T.)

[5] El 23 de julio de 2007, Anthony Blair llegó a Jerusalén con el objetivo de reactivar el proceso de paz entre palestinos y los invasores judíos. (N. de T.)

[6] A principios de 2011 en el marco de la Primavera Árabe hubo manifestaciones en Libia contra el régimen de Muamar Gadafi; las manifestaciones fueron duramente reprimidas. La ONU solicitó una investigación internacional por la violenta represión e incluso crímenes contra la humanidad (y sabemos que la ONU hará lo que sea para denunciar estos asuntos como en Palestina). El 19 de marzo EU y el Reino Unido entraron con Tomahawks contra Libia, gracias a la Resolución de la ONU, 1973, en donde se establecía una zona de exclusión. El 20 de octubre terminó este conflicto con la caída de la ciudad de Sirte. Entre los países árabes que participaron en la intervención militar están: Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Catar y Jordania. (N. de T.)

[7] Sudán, un país musulmán africano que fue dividido después de un referéndum, el 9 de enero de 2011, en Sudán del Norte y Sudán del Sur. Aunque era un país musulmán había una gran minoría cristiana que habitaba principalmente el sur; en esta zona sureña se encuentran el 80% de las reservas de petróleo. Sudán se vio envuelto en una turbulenta guerra civil por más de dos décadas en donde su población sufrió de hambruna, pobreza, inestabilidad económica y política además de la intervención occidental en los asuntos internos. Esta intervención provocó mayor agitación, entonces EU declaró a Sudán como defensor del terrorismo y emitió una orden de arresto para el presidente sudanés Umar Al Bashir, aunque le propuso permitir el referéndum y la posterior separación del territorio sureño a cambio de dejarlo en paz. El resultado: hay dos  Sudánes, el del norte está habitado por mayoría árabe musulmana y el del sur por mayoría africana cristiana. Más información en Balcanización de Sudán. (N. de T.)

[8] Se supone que la intervención de Bernard Henry Lévy logró que Nicolás Sarkozy, presidente francés, (en ese tiempo) se solidarizara con los rebeldes sirios. (N. de T.)

[9] Mark Sykes y François Marie Denis Georges-Picot el 3 de enero de 1916 ambos, representando a Gran Bretaña y a Francia, respectivamente, firmaron un acuerdo secreto para dividirse territorios del Medio Oriente. (N. de T.)

[10] Corresponsal de guerra independiente en Siria, fue secuestrado el 22 de noviembre de 2012 y decapitado en 2014 por el Estado Islámico en respuesta a los bombardeo aéreos estadounidenses en Irak. (N. de T.)

[11] Los Alawitas o Alawis son un prominente grupo religioso que pertenecen a la escuela Shia Islam. Alawi significa seguidor de Ali (Ali ibn Abi Talib). Los Alawitas representan el 12 por ciento de la población de Siria. El presidente sirio Bashar al-Asad es alawita. (N. de T.)

[12] Allahu Akbar significa Alá es grande o Dios es grande. Fue el himno de Libia durante el gobierno de Muamar Gadafi. (N. de T.)

[13] Joseph Robinette Biden, Jr. es actualmente vicepresidente se EU.  (N. de T.)

[14] Wahhabi, corriente religiosa musulmana con mayor influencia sunita en Arabia Saudita, que son la mayoría en este país. (N. de T.)

[15] IDF Israel Defense Forces. Fuerzas de Defensa de Israel. (N. de T.)

[16] Un muftí o especialista en la ley religiosa es quien puede emitir un pronunciamiento legal en el islam que se refiera a una cuestión específica que afecta a un grupo o comunidad musulmana. (N. de T.)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s