Publicado en YouTube 

 

 

Esta historia empieza con una simple pregunta…

¿Qué es verde por fuera, roja por dentro y amenaza la seguridad de israel?

HEBRÓN, CALLE SHUHADA, 1 DE JUNIO DE 2016

30 SEGUNDO ANTES…

Pasa un palestino llevando una sandía en las manos. Pregunta…

¿Puedo pasar?

Un soldado responde:

No todavía, pon la sandía en el suelo

El hombre pone la sandía en el suelo y con las manos parece preguntar ¿y?

Alguien del público que observa y registra todo con una cámara, dice:

¿Entonces, ahora sólo se quedará ahí parado?

No saben que hacer consigo mismos, están avergonzados, lo entiendo; de verdad lo entiendo. Decidan, él sólo está aquí parado.

¿Debemos cortar y abrir la sandía?

El palestino sólo se cruza de brazos conociendo perfectamente la situación. Los soldados buscan fastidiarlo de alguna manera y sin ningún motivo.

El observador con cámara vuelve a arremeter contra los soldados por su absurda petición y prohibicíon sin ninguna justificación

¿Pueden ver su situación? (la de ellos, los soldados). Siento que están molestos con ustedes mismos

Llamen a un zapador (soldado especialista es explosivos) para la sandía

Una sandía, una amenaza de seguridad. Sus padres deben estar orgullosos de ustedes

Sandía

Soldados

Se oye que el público alrededor corea “sandía”. Los soldados ríen burlonamente

Sandía

Soldados

¿Alguien aquí asume la responsabilidad?,o ustedes ¿no ven , no oyen, no hablan?

Un soldado que parece estar marcándole a alguien, presumiblemente a un superior, pregunta…

¿Qué es lo que quiere?

Quiere pasar

Él vive aquí. Tiene permitido cruzar

Entra en escena otro soldado, al que no se había visto a pesar del paneo de la cámara; parece que tiene un rango superior a los demás. Dice…

Esta es una zona militar cerrada

El hombre de la cámara replica…

Sin embargo, incluso en una zona militar cerrada hay excepciones. Él es una excepción.

El soldado que acaba de llegar, le dice…

No voy a hablar con usted.

El hombre de la cámara le pide…

Por favor ¿podría identifícarse?

Este soldado le responde…

No, ¿soy su empleado?

Se escucha música y aparece en pantalla las palabras… EL SOLDADO DESCONOCIDO. Se ve que este nuevo soldado está llamando por teléfono. El hombre de la cámara dice…

Así que hace cumplir su orden.

El soldado recién llegado afirma…

Nadie pasa por aquí

El hombre de la cámara contesta…

¿Con qué autoridad? Usted está ilegalmente imponiendo la orden.

Bien — dice el soldado desconocido.

Ya hay otro hombre que se ha unido a la discusión. Otro judío que acompaña en su indignación al primero. El hombre de la cámara, insiste…

A quien está sirviendo, quiero entender

El soldado desconocido dice molesto…

Sirvo al estado

Entonces el hombre de la cámara, le pregunta

Así que ¿también me está sirviendo a mí?

El soldado desconocido responde sin mucho agrado…

También le estoy sirviendo a usted

El hombre que entró a la discusión argumenta…

Así que él (se refiere al palestino) es un residente permanente, por mandato puede cruzar. Pero a tí no te parece, ¿por qué?

La cámara muestra al palestino que ve impasible la discusión, mientras toma un poco de líquido en un vasito. Se ve que está acostumbrado y cansado de las estupideces y mala fe de los soldados; es más parece decir “vuelve a pasar lo mismo de siempre pero !no lo creo!”El hombre que se unió a la argumentación, dice…

25 soldados están parados aquí evitando que un hombre vaya a casa, un hombre mayor.

El hombre de la cámara vuelve a arremeter…

¿Qué les dice a sus hijos cuando llega a casa? Hoy evité que un anciano con una sandía llegara a su casa. Vaya un héroe.

Se escucha una especie de tambor y en la pantalla oscura se lee: HÉROE ANÓNIMO. El hombre que se unió a la discusión les dice al soldado desconocido…

¿Eres el ciudadano bueno e iluminado que quieres ser?

4 HORAS DESPUÉS…

¡CUATRO HORAS DESPUÉS! Increíble. ¿Qué tantas cosas se pueden hacer en cuatro horas? Retienen al palestino por CUATRO HORAS sólo para probar que pueden hacerlo, sólo para molestarlo y dejarle sentir que ellos tienen el poder, la suprema potestad para hacer lo que les venga en gana con o sin justificación alguna.

Ahora vemos a otro soldados que se percibe que tiene más rango que el soldado desconocido. Este tipo pregunta…

¿Quién es el anciano que quiere pasar?

El hombre que se unió a la discusión señala al palestino que se encuentra unos pasos atrás mientras le dice al soldado que acaba de llegar…

Ellos también necesitan proteger a la población civil aquí

El soldado recién llegado se dirige al palestino y pregunta…

¿Él vive aquí?

El hombre responde con la cabeza, afirmativamente, mientras va acercándose hacia donde está su sandía. Finalmente lo dejan pasar, pasan también varias personas más…

Traducido por Información Alternativa, AIC

Después de siete mese en los que esta parte de la calle de Shuhada fue abierta sólo para los judíos, nos han dicho que ahora está abierta para todos. Continuaremos luchando por la libertad y justicia para todos

 

Anuncios
comentarios
  1. […] La historia de una sandía (en la calle Shuhada) […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s