Artículo de Middle East Monitor                                          Trad. Pamagal

por Ben White @benabyad

BICOM-Alan-Johnson-with-Ed-Balls

Alan Johnson (izq.) y Ed Balls de BICOM

A principios de este año eché un vistazo al folleto del Centro de Comunicaciones e Investigación Británico Israelí (BICOM por sus siglas en inglés) llamado ‘La Calumnia del Apartheid’, de la autoría del empleado Alan Johnson. Previsto como una “herramienta vital” para luchar contra la campaña de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS), la publicación está llena de errores y omisiones; por ejemplo, no menciona la ilegalidad de los asentamientos israelíes ni sola una vez.

Estoy regresando al BICOM y a Alan Johnson siguiendo las intervenciones de este último en debates recientes sobre el BDS y el antisemitismo. Johnson se presenta a sí mismo como un izquierdista cuando se discute la esquina de israel, especialmente en contextos donde al apartheid israelí se subestima (por ejemplo en los campus). También tiende a repetir los mismos puntos una y otra vez – así que aquí está la guía de BICOM para defender al israel de Netanyahu.

1. Reinventando viejas calumnias

Israel y sus defensores han usado hace mucho la carga del ‘antisemitismo’ para deshumanizar a los palestinos y deslegitimar la solidaridad. Pero una táctica gastada necesita refrescarse. En un debate sobre el boicot a israel en la revista en línea Prospect de julio, Johnson escribió que hoy el antisemitismo es el producto de un “sentimiento antisraelí especialmente exagerado de una clase demente” añadió “Yo lo llamo “antisemítico antisionismo.”

Johnson está encariñado con la frase ‘antisemitismo antisionismo’ (la cual a pesar de sus pretensiones, fue usada al menos a mediados de los ochentas): fue el título de su larga presentación sobre la investigación del laborista Chakrabarti.[1] El año pasado, en la autodenominada ‘revista’ de BICOM, Fathom, que edita, Johnson profundizó en lo que llama los “tres componentes” del antisemítico antisionismo.”

De acuerdo a Johnson, antisemítico antisionismo incluye: apoyo para un estado democrático; el hablar de israel como un ‘estado colonizador colonialista’ que ‘limpió étnicamente’ a los palestinos; y al movimiento BDS. En otras palabras, a pesar de la capa de matiz, BICOM está cantando la misma canción que los políticos israelíes de derecha que atacan a los activistas del BDS como ‘antisemitas’.

2. Enfatizando la necesidad de que ‘ambos lados’ hagan ‘compromisos’

En el ya mencionado debate del Prospect, Johnson afirma que “el estado Palestino sólo se logrará por un reconocimiento mutuo y profundo, negociaciones cara a cara, tremendos compromisos de ambos lados, y la división de la tierra en dos estados.” Pero, ¿cuáles son exactamente esos ‘tremendos compromisos’ que los aficionados a BICOM alardean con tanta predilección?

En un instructivo artículo de 2011 para el Huffington Post, Johnson es explícito sobre el “tremendamente doloroso compromiso” exigido a los palestinos: “su aceptación de que los refugiados, o casi todos lo refugiados, no regresarán”, con el fin de preservar a israel como “el estado del pueblo judío.”

Así que, ¿cuál es el correspondiente “tremendo compromiso” de israel? No nombra ninguno. O más bien, lo más cerca a lo que llega Johnson es un comentario casi al paso de que “la gran mayoría de los israelíes han aceptado dos estados para dos pueblos- el estado judío debe coexistir junto a un Estado palestino viable.”

Aparte del hecho de que esa es una afirmación discutible, ¿de cualquier manera, qué clase de “compromiso” es éste? Que israel no puede gobernar a los palestinos que no son ciudadanos a perpetuidad? ¿Considera BICOM que el respeto al derecho internacional es un gesto generoso de ‘compromiso’?

En otras palabras, lo que Johnson quiere decir por “tremendo compromiso” es que israel sólo mantiene algunos de sus asentamientos ilegales, en vez de todos ellos; que israel mantiene una etnocracia discriminadora y niega a los refugiados palestinos el derecho de retorno-pero no llega a colonizar toda Cisjordania.

3. A toda costa, preserva la fe en el desacreditado ‘proceso de paz’

Para los grupos de presión de israel es imperativo mantener la ilusión de que ‘ambos lados’ están a unos cuantos detalles conciliatorios de un acuerdo negociado. Así es como a Johnson le gusta decirlo: “Piensas que israel tiene la paz en la palma de la mano, pero no la entrega, así que tu trabajo es abrir sus dedos. No es así.”

¿Por qué es tan vital preservar la fe en el desacreditado proceso de paz? En un panel de discusión, en 2015, acerca de cómo luchar contra el BDS, Johnson destacó la importancia de que israel sea “percibido” como que apoya el contexto de los “dos estados para los dos pueblos”, con objeto de debilitar las peticiones de la presión externa.

Por supuesto esto significa encubrir o ignorar el nacionalismo de la ultra derecha de un gobierno israelí donde nueve ministros del gabinete se oponen explícitamente a la solución de dos estados, un gobierno que continúa avanzando en el crecimientos de los asentamientos, las demoliciones de las casas y la legislación antidemocrática.

También significa invocar una historia de supuestos acuerdos generosos que israel ha ofrecido a los palestinos – quienes inexplicablemente los rechazan (¿son violentos por naturaleza? ¿Estúpidos? Johnson no lo dice).

Esta línea del tiempo mítica presenta a israel como conciliador, sugiere que un acuerdo negociado- en las circuntancias correctas- es posible porque las partes se han acercado antes, y, culpa a los palestinos de los territorios ocupados como responsables por la falta de una solución hasta ahora.

Conclusión

Durante la ‘Operación Escudo Protector’ en 2014, Johnson participaba en un panel en Londres sobre los acontecimientos en Gaza – y del impacto de los grupos de presión de israel en Gran Bretaña. La evaluación del hombre de BICOM era sombría: “En términos generales, pienso que israel ha perdido la batalla para formular o para interpretar el conflicto”, dijo.

“Las consecuencias de perder estos argumentos han sido y van a ser inmensos”, añadió. Ya a la defensiva, BICOM y otros elementos pro-israel han, desde 2014, librado una desesperada contraofensiva en contra del creciente apoyo por los derechos palestinos en el movimiento BDS.

El papel de Johnson, y de aquéllos como él, es dar un revestimiento demócratico liberal y académico a los tópicos conocidos y a toda costa prevenir que a israel pueda hacérsele responsable por sus varias décadas, y sigue haciéndolo, de sistemáticas violaciones a los derechos humanos y graves violaciones al derecho internacional.

[1] La investigación Chakrabarti es una investigación de 2016 sobre alegatos de antisemitismo y otras formas de racismo en el Partido Laborista del Reino Unido. La investigación presentó sus resultados el 30 de junio de 2016 declarando que aunque el antisemitismo y otras formas de racismo no eran endémicas dentro del laborismo, “había ocasionalmente una atmósfera tóxica” Wikipedia

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s