Artículo en Mondoweiss                                             Trad. Pamagal

por Nada Elia (26 de julio 2016)

ASH_00-9.jpg

Una reciente página editorial en +972Magazine afirma que el boicot económico a israel está destinado a fracasar, y continúa analizando las razones del porqué. Comparando la era del apatheid en Sudáfrica a la actualidad en israel (al que también algún día se le hará referencia como la “era del apartheid israelí”) el autor, Yonathan Mizrachi, explica que el occidente y las naciones industrializadas en la década de 1990 (durante el boicot anti-sudafricano apartheid) formaban el 62% de la economía mundial, pero que ese porcentaje ahora ha caído a 38% y así, “hablando de economía, un boicot de los países occidentales sería menos efectivo ahora que en el pasado.”

La expresión clave en el análisis de Mizrachi es ” hablando de economía.” Y al respecto, muchos organizadores del movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones, BDS, están de acuerdo con él. La mayoría de nosotros estamos plenamente conscientes que podemos boicotear cada uno de los productos de consumo disponibles en cada una de las tiendas en Estados Unidos, y ni eso haría mella en la economía de israel. Si provocara un deterioro significativo, probablemente los EU aumentarían aún más los paquetes de ayuda a israel.

Y aún así, el BDS es tan exitoso que israel lo ha calificado como una amenaza existencial, y está gastando tiempo, energía y dinero para contrarrestarlo. Sólo el año pasado, israel mantuvo una conferencia anti-BDS en las Naciones Unidas, otra conferencia en el mismo israel y aquí en los EU, el grupo pro israelí StandWithUS ha organizado una conferencia en Los Angeles sobre “Combatiendo el movimiento del Boicot en contra de israel”.

Una sesión particular en la conferencia fue dedicada a “el rastro del dinero” y el presidente de la organización de vigilancia con sede en israel “NGO Monitor” explicó que los organizadores de este panel en particular están “tratando de descubrir quien financia a los diferentes grupos que están detrás del movimiento de BDS.

Esto es bastante irónico considerando la naturaleza del voluntariado que tiene la organización del BDS a nivel mundial  y por el hecho de que no toma un solo centavo para boicotear un producto. Pero aún más, las tasas de registro de la misma conferencia de StandWithUs, que van desde $1000 (dólares, NT) para VIPs hasta $150 para estudiantes, no podrían ser costeadas por la mayoría de los estudiantes sin el “rastro del dinero” que hay detrás de ellos y el periodismo de investigación ha descubierto que las organizaciones sionistas le pagan a los estudiantes sionistas para provocar a los organizadores, maestros y estudiantes del BDS. Por otro lado, la investigación no ha descubierto ninguna cantidad sobre “financiamiento de los diferentes grupos del BDS.”

Fuera de israel los políticos en varios países del occidente están introduciendo legislación anti-BDS seguramente por orden de patrocinadores sionistas. En Francia han llegado a detener a un ciudadano por usar una camiseta pro-BDS. El nuevo primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, mientras ha roto con muchas de las políticas hacia el exterior de sus predecesores de varias maneras significativas (ha terminado los ataques aéreos en Siria, ha levantado las sanciones a Irán), ha mantenido la censura al BDS que sostenía el ultra conservador ex primer ministro , Stephen Harper.

Y sólo en EU al mismo tiempo de este escrito, 21 estados han introducido legislación anti BDS en clara violación al más preciado valor en Estado Unidos: la libertad de expresión.

Claramente el BDS con su llamado a un boicot económico a israel, es un movimiento con el que tendrán que lidiar. Sin embargo, su más grande impacto no es ni puede ser el estrangulamiento económico de israel. Ni es este su objetivo principal. En su lugar, el BDS busca interrumpir la narrativa que presenta a israel como víctima de los palestinos y fortalecer a cada individuo para actuar por su indignación debido a la opresión del pueblo palestino desde hace décadas. Y esto el BDS lo está haciendo muy bien.

Cada vez que le explicamos el BDS a cualquiera, en talleres de conferencias progresistas o durante debates anteriores a resoluciones para desinvertir, estamos explicando (obviamente con mucha persuasión, considerando nuestro éxito), que israel es un poder de ocupación en violación del derecho internacional y los derechos humanos de un pueblo nativo ocupado. En otras palabras, mientras que el boicot económico, cultural y académico busca el aislamiento de israel, más que nada, busca mostrar que el emperador no tiene ropa. Que israel no es una democracia. Que no es el faro de la libertad que afirma ser en una, de otra manera, región sumida en la ignorancia. Y en efecto, es muy indicativo de su triste récord el que siempre que israel sostiene que es “mejor que” algún otro país, se compara con los peores violadores de derecho humanos, nunca con la liga de países con los que quiere ser asociado. Esta exposición es la que los sionistas ven como intento de “deslegitimar” y “demonizar” a israel.

Finalmente, los objetivos del BDS no son siquiera radicales. Después de todo, la ocupación es ilegal, el muro de separación es ilegal, y los refugiados palestinos tienen el Derecho al Retorno- un derecho legal, no un “privilegio” a otorgar por un ocupante magnánimo. Poner presión a un país para sujetarse al derecho internacional no es equivalente a hacer un llamado para su destrucción, sin importar lo que digan los sionistas. De manera similar, insistir que un país que se enorgullece de ser una democracia debía tratar a todos sus ciudadanos igualmente, es simplemente pedirle a ese país mantener la coherenica interna. Además el poder del BDS ha sido probado una y otra vez y ha puesto a israel a la defensiva e incluso ha llevado a los políticos y a los apologistas israelíes ha reconocer que sí, es un estado de apartheid (o está avanzando hacia el apartheid) y sí es un país donde, en palabras de su entonces presidente de la Suprema Corte de Justicia, Asher Grunis,”los derechos humanos no son una receta para el suicidio nacional.”

El título completo de la página editorial de Mizrachi es “Por qué un boicot económico a israel no puede tener éxito: y por qué puede incluso entorpecer una solución política.” Y tendremos que ver el subtítulo para entender la perspectiva del autor. ¿Es Mizrachi, a pesar de todo, otro sionista liberal que entiende que la crítica a israel está “justificada”, para usar sus propias palabras, y quien aún está sujeto a la idea de que la cooperación, el diálogo y las iniciativas conjuntas, son la “solución política”? Habla de dos partes, cada una sintiéndose cada vez más cómodamente instalada en su sensación de víctima sin entender que el BDS no es sobre dos partes llegando a un acuerdo, sino del resto del mundo entendiendo la realidad de la situación y actuando para que ya no lo permitan por más tiempo.

Todas las “soluciones” propuestas antes del BDS dependían de la idea de que “ambas partes” eran efectivamente víctimas, sin una mención del hecho de que mientras israel puede haber sido fundado por una combinación de culpa y de victimización como resultado del antisemitismo europeo, los palestinos no eran culpables. En la ecuación Palestina/israel, hay meramente un opresor y un oprimido, un ocupante y un ocupado, una nación, israel, violando los derechos humanos del otro, sin reciprocidad. Del mismo modo que no hay tal cosa como racismo a la inversa o el sexismo a la inversa, no hay ocupación a la inversa. Lo que defiende israel es su supremacía etno-religiosa y su ocupación ilegal, los palestinos están resistiendo su despojo y su privación de derechos.

Mizrachi afirma que “A pesar del enojo y la crítica justificada a israel, el boicot económico está destinado a fallar.” Aunque claramente la conversación empezó por el BDS, como explicamos, las razones para el llamado a un boicot económico, cultural y académico son las verdaderas amenazas para el sionismo y están logrando su objetivo, aun cuando no están teniendo un impacto económico en israel.

El BDS nunca llevará a la bancarrota a israel y eso no es necesario para que logre su objetivo: mostrar que el emperador no tiene ropa y fortalecer el sentido de justicia en la mente de las personas en todos lados para desvincularse de un estado delincuente, violento e hiper militarizado, hasta que deje de violar el derecho internacional y los derechos humanos de un pueblo oprimido.

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s