Artículo de +972 Magazine

por Haggai Matar                                                             Trad. Pamagal

Simón Peres, el último miembro de la generación que fundó israel, fue agasajado internacionalmente como un visionario hombre de paz. Su legado es de hecho más complejo y frecuentemente perverso

commando-shimon

El presidente Simón Peres visita la unidad de policía antiterrorismo en 2011. (Amos Ben Gershom/GPO)

El deceso de Simón Peres, a la venerable edad de 93 años, provocó un flujo de elaborados obituarios y alabanzas alrededor del mundo con medios de prensa señalando que su vida política abarcó toda la historia del estado de israel desde su fundación en 1948. Peres fue, de hecho, el último miembro de la generación fundacional – los hombres y mujeres que se establecieron por razones ideológicas en la Palestina del Mandato británico y dedicaron su vida a construir el estado de israel. Pero mientras en su etapa de madurez se le conoció en el escenario internacional como un estadista visionario y un buscador de la paz, su legado es de hecho mucho más complejo, y frecuentemente mucho más oscuro. Muchos lo describen como un halcón que se convirtió en una paloma; otros dicen que simplemente evolucionó de un halcón dedicado a lo que vio como el interés del estado, a un halcón dedicado a sus propios intereses.

Como protegido, a temprana edad, de David Ben Gurión, Peres fue designado muy joven, 29, como director general del Ministerio de Defensa de israel. En esa posición Peres construyó y aumentó el comercio de armas con Francia. También ayudó a establecer el reactor en Dimona. Debido a la censura israelí, los periodistas no tienen permitido reconocer que el reactor nuclear existe. Pero “fuentes extranjeras” (y Colin Powell) dicen que el reactor de Dimona marcó la introducción de armas nucleares en el Medio Oriente.

Con Peres en el ministerio de defensa, israel tuvo un papel importante en la Campaña del Sinaí en 1956. Explotó sus conexiones francesas para posicionar a israel como un estado cliente de las potencias europeas y para lanzarse en una guerra cuyos principales objetivos eran: establecer el control israelí sobre la Península del Sinaí; arrebatar el Canal de Suez del control soberano de Egipto y entregar las riendas de nuevo a los franceses y británicos; y debilitar a las fuerzas anti colonialistas de la región. Los Estados Unidos y Rusia (sic), entonces las dos potencias mundiales, finalmente forzaron a israel a una completa retirada del Sinaí, pero el mensaje que israel mandó a sus vecinos era claro: estamos con los otros chicos – los europeos.

Peres después sirvió como ministro subordinado en el gobierno que siguió a la guerra de 1967, y que comenzó con la iniciativa de los asentamientos – un proyecto en curso de robo de tierra y opresión, que el gobierno sabía desde el primer día que violaba el derecho internacional. Pero en esos primeros días, los asentamientos de israel en Cisjordania, Gaza y el Sinaí fueron presentados como la continuación de un mismo movimiento de asentamientos que estableció docenas de kibuts en todo israel en los años de 1930, 40 y 50.

En 1975, fue Peres quien dio apoyo gubernamental a la primera repetición del “Hilltop Youth”[1]  y apoyó activamente el establecimiento de los bloques de asentamientos de Kedumim y Gush Emunim, que Rabin describió como el Caballo de Troya de los colonos. Como ministro de defensa, Peres mantuvo el impulso del movimiento de asentamientos y se opuso a devolver el territorio (Cisjordania) como parte del acuerdo de paz con Jordania. Hoy, los Hilltop Youth son los colonos más violentos y radicalizados en Cisjordania.

Estos son también los años en que Peres, quien ganaría el premio Nobel de la Paz, promovió la venta de armas a diferentes naciones en todo el mundo. Un reportaje de investigación por The Guardian encontró documentación en la que Peres ayudó a vender cabezas nucleares a Sudáfrica cuando estaba gobernada por el régimen del apartheid. La oficina del presidente negó estas afirmaciones.

Decenas de años después, como presidente, los traficantes de armas permanecieron entre los amigos de Peres y frecuentemente financiaron sus extravagantes celebraciones.

begin-peres

Primer ministro Menahem Begin y Shimon Peres el 20 de julio de 1981. (Herman Chanania/GPO)

clinton-peres

Peres y Clinton. Comerciantes de armas, importantes capitalistas que financian la celebración del cumpleaños 90 de Peres. 19 de junio de 2013 (Moshe Milner/GPO)

En 1984, durante su corto primer término como primer ministro, Peres trató de encubrir la muerte de los secuestradores palestinos en el Asunto del Bus 300 [2]. El Asunto, que involucraba revelaciones sobre los secuestradores que fueron golpeados hasta la muerte durante el interrogatorio después de que fueran fotografiados vivos y en custodia en la escena del secuestro, en ese tiempo fue un escándalo importante  en israel. Después, Peres ayudó a asegurar el perdón a los interrogadores que asesinaron a los prisioneros palestinos.

Pero rehusó el perdón para el informante Mordechai Vanunu, quien reveló al mundo sólo un poco de lo que estaba llevándose a cabo en Dimona. De hecho, fue Peres quien ordenó a la Mossad secuestrar a Vanunu de Europa y regresarlo a israel, en donde se le sentenció a 18 años de prisión después de un juicio cerrado.

Fue tan sólo en 1992, cuando Issac Rabin era primer ministro, que algunos puntos brillantes comienzan a aparecer en la carrera política de Peres. Como Ron Gerlitz y Nidal Othman escribieron aquí, las relaciones entre el estado y sus ciudadanos árabes alcanzaron su máximo histórico cuando su gobierno, por primera y última vez en la historia de israel, confiaron en una asociación con miembros árabes de la Knesset para formar una coalición de gobierno. Peres también ayudó a construir un respaldo público para la paz basado en dos estados, una propuesta que todavía cuenta con el apoyo de la mayoría de los israelíes y de los palestinos.

350

Ganadores del Premio Nobel de la Paz en 1994, Arafat, Rabin y Peres. (GPO)

Y, sin embargo, el acuerdo por el cual él fue finalmente responsable, el Acuerdo de Oslo, fue un desastre. Sin terminar realmente la ocupación, Peres logró liberar a israel de su responsabilidad por el bienestar y el día a día de los palestinos al crear la Autoridad Palestina. Así, mientras israel todavía mantiene el control sobre casi cada aspecto de la vida en los territorios ocupados, le endosó a la Autoridad Palestina toda la responsabilidad sin ninguna autoridad para actuar independientemente de israel.

Los Acuerdos de Oslo mantienen la supremacía israelí en el territorio occidental del río Jordán, con fuerza militar y control sobre los recursos naturales como el agua, pero también llevó a la creación de una floreciente clase de personas con intereses creados – desde burócratas de la Autoridad Palestina hasta empresarios privados- cuya subsistencia depende por completo de la buena voluntad de israel. Y esto es sólo la punta del iceberg (más sobre esto aquí).

Sin embargo, a pesar de todo, después del asesinato de Rabin [3], Peres pudo haber optado por aprovechar la ira y conmoción de la nación con el fin de avanzar seriamente en el proceso de paz. En su lugar, un mes antes de las elecciones nacionales decide lanzarse a una devastadora campaña militar en Líbano, “Operación Uvas de la Ira,” que mató a 113 civiles libaneses (junto con tres soldados israelíes y 21 combatientes de Hezbollah y del ejército sirio). La mayoría de los muertos fueron asesinados en la “Masacre de Qana,” cuando israel bombardeó instalaciones de las Naciones Unidas donde cientos de civiles se habían cobijado. (Y sí, la responsabilidad por la masacre de Qana también descansa sobre los hombros de Peres.) Peres nunca tuvo la credibilidad de seguridad que estaba buscando de esa operación militar. Al mismo tiempo, perdió la oportunidad de presentarse como el único líder comprometido para presionar por la paz y terminar el proceso que Rabin comenzó.

Después de perder el cargo de primer ministro frente a Benjamín Netanyahu en 1996, Peres regresó finalmente al gobierno en 1992-2002, el comienzo de la Segunda Intifada y la violenta represión posterior apodada Operación Escudo Defensor. A final de ese año decidió otra vez dejar el gobierno. Pero unos años después Peres regresó en coalición, a fin de apoyar la liberación de Gaza por Ariel Sharon. La liberación fue una retirada unilateral que recompensaba a Hamas en lugar de apoyarse en un acuerdo negociado con la OLP (Organización para la Liberación de Palestina). Esto fue un error que más tarde admitió.

peres-adelson

Simón Peres con Sheldon y Miriam Adelson (Mark Nayman/GPO)

En el cargo de presidente, en gran parte ceremonial  (2007-14), Peres demostró su desapego por las necesidades sociales de los israelíes comunes y corrientes. El presupuesto para el funcionamiento de la residencia del presidente se duplicó durante su periodo de gobierno (desde entonces ha sido reducido bajo el presidente Rivlin). La lujosa “Conferencia Presidencial” que organizaba cada año era financiada por industriales, tipos de Wall Street y traficantes de armas, algunos de ellos tienen vínculos con regímenes tiránicos y asesinos. No es coincidencia que Peres haya sido galardonado con el premio “Espíritu de Davos” del Foro Económico Mundial, un grupo dedicado al avance de la economía neoliberal a nivel mundial.

Después de su término como presidente, Simón Peres se convirtió en cabildero para el banco más grande de israel, Banco Hapoalim, y para el gigante farmacéutico Teva. También permaneció involucrado con el Centro Peres para la Paz, el cual humildemente fundó en su nombre.

El Centro Peres acertadamente resume el legado del premio Nobel, ex primer ministro y presidente. El Centro, que en sí mismo se ha convertido en un foro de extravagancia para los ricos, fue construido en una de las áreas más pobres de Jafa, el vecindario Ajami. Tiene vista al mar, pero su parte trasera da a Jafa y a sus residentes palestinos. Detrás del decadente palacio de la paz, justo al otro lado del camino mal pavimentado, hay bloques de vecindades empobrecidas y desmoronadas. En tres direcciones el Centro se asemeja a una monstruosa fortificación; sólo en un lado, el que está frente al mar, una reveladora mirada hacia el oeste, es su fachada de cristal mágica e invitadora. Es, tal vez, la metáfora perfecta para el legado de Simón Peres.

.

El Centro Peres para la Paz en la parte que da al mar. (Lior Mizrahi/Flash90)

 

[1] Hilltop Youth. Son grupos de jóvenes, de 25 años o más, de ultraderecha nacionalistas e influenciados por los ideales sionistas; han sido comparados como la versión judía de ISIS.

[2] El Bus 330 Affair. En 1984 dos palestinos secuestraron un autobús; cuando la crisis   había terminado y los palestinos habían sido detenidos, miembros del Shin Bet (servicio de seguridad interna de israel, semejante al M15 británico o al FBI estadounidense) asesinaron a golpes a los palestinos.

[3] El 4 de noviembre de 1995 en Tel Aviv, un judío israelí, Yigal Amir, le disparó a Rabin.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s