en The Arab Weekly                                             Trad. Pamagal

por Kamel Hawwash

Desde su inauguración, parece que Trump ha retrocedido en el compromiso de la embajada (situarla en Jerusalén), para sorpresa de muchos.

La cuestión de si la administración de Trump cumplirá rápidamente la promesa de trasladar la embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén ha preocupado la mente de palestinos, israelíes y del resto del mundo.

_7753_57xx

Se pueden ver señales de tráfico enfrente del asentamiento israelí de Maale Adumim en la Cisjordania Ocupada, enero 17, 2017 (Reuters)

En 1995, el Congreso de Estados Unidos aprobó la Ley de Embajada de Jerusalén, que reconocía a Jerusalén como capital de israel y requería un cambio en la ubicación de la embajada para mayo de 1999.

Sin embargo, esto fue resistido con eficacia por cada presidente de EU desde entonces a pesar de las promesas ocasionales para llevarlo a cabo mientras Estados Unidos seguía buscando un acuerdo de paz entre israel y Palestina.

Durante esta campaña electoral, Donald Trump fue explícito en su promesa de mover la embajada cuando se dirigió al Comité Americano israelí de Asuntos Públicos en la conferencia de marzo de 2016 y dijo: “Cambiaremos la embajada de Estados Unidos a la capital eterna del pueblo judío, Jerusalén”.

La elección del embajador de EU en israel, David Friedman, por Trump parece ser un camino para facilitar este cambio. Friedman prometió “reforzar el vínculo entre los dos países y avanzar en la causa de la paz dentro de la región y buscar hacer esto desde la embajada de EU en israel la capital eterna de israel, Jerusalén.”

Friedman también reveló que viviría en un departamento privado en Jerusalén y trabajaría en Jerusalén en lugar de Tel Aviv.

Sin embargo desde su inauguración, pareciera que Trump ha retrocedido en su compromiso de la embajada, para sorpresa de muchos. Su vocero, Sean Spicer, dijo recientemente: “Estamos en las primeras etapas de siquiera discutir este asunto.”

Spicer eludió una pregunta del corresponsal de Sky News que preguntó: “¿Cuál es el interés estratégico de Estados Unidos para mover la embajada?”

La realidad es que no hay un beneficio estratégico para Estados Unidos al mover su embajada. La simple especulación de que el cambio pudiera darse provocó alarma en todo el mundo.

Los palestinos advirtieron de pésimas consecuencias por parte de funcionarios de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) que amenazan con revocar el reconocimiento de israel. El presidente palestino y el rey jordano se reunieron en Amán a finales de enero y acordaron “tomar medidas” si se movía la embajada.

Sin duda Trump sabe que el interés estratégico de Estados Unidos estaría en asegurar un tratado de paz entre israel y los palestinos en vez de desencadenar una reacción que no puede predecir o controlar al trasladar la embajada.

El estatus de Jerusalén sería una parte de un acuerdo histórico de paz que él dijo que quiere negociar. La propia experiencia negociadora de Trump debe decirle que evite medidas que antagonicen a cualquiera de las partes en una negociación.

Algunos han argumentado que el traslado de la embajada sería tan dañino a los intereses estratégicos de Estados Unidos que un acuerdo de paz sería empujado más allá del término de la administración de Trump.

El trasladar su embajada a Jerusalén Occidental, los Estados Unidos estarían reconociendo la soberanía de israel sobre Jerusalén Occidental y Oriental, lo que no hace ningún otro país. Además, estaría violando el derecho internacional. La Resolución 478 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas rechazó la declaración de israel de que Jerusalén (Este y Oeste) “completo y unido” es su capital.

Un traslado de la embajada podría complicar las cosas si otras naciones lo hicieran. El apoyo británico para el traslado de la embajada de EU vino del ex secretario de gobierno de Justicia Michael Gove. Escribió en el Times de Londres que “israel es en el único estado en el que no tenemos embajada en la capital del país y el único aliado que el Ministerio de Relaciones Exteriores se ha rehusado a permitir que la reina lo visite.”

Añadió: “Así que celebremos el centenario de la Declaración Balfour trasladando nuestra embajada a Jerusalén el próximo año e invitémosla (reina Isabel II) a que la inaugure. ¿De qué tenemos miedo?”.

Un vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores descartó rápidamente esta idea, declarando: “El Reino Unido tiene una embajada en Tel Aviv y un consulado general en Jerusalén. No tenemos planes para cambiar la ubicación de nuestra presencia diplomática en cualquiera israel o los Territorios Ocupados Palestinos.”

Los observadores notan, sin embargo, que aunque un posible traslado de la embajada parece haber incitado a los líderes palestinos a la acción, la continuación del estatus quo es más dañino a los prospectos de la firma de un acuerdo de paz. Los palestinos señalan la continua judaización de Jerusalén, la expansión de los asentamientos ilegales en las tierras ocupadas palestinas, que pueden ser anexadas por israel en una etapa exterior.

Los críticos argumentan que a menos que se haga un gran esfuerzo para combatir el proyecto de asentamientos no habrá más Jerusalén para que los palestinos la reclamen como su capital o una parcela contigua en Cisjordania para reclamar como su libre estado independiente.

Dicen que el traslado de la embajada de Estados Unidos a Jerusalén es muy sensible pero no es el punto crucial del asunto: El fin de la ocupación sin la anexión de territorios palestinos y el derecho de retornar, lo son.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s