Imaginen un mundo sin Palestina

Publicado: 15 marzo, 2018 en BDS – ¿Porqué BOICOTEAR a Israel?, israel estado terriorista, Israel-sionismo = racismo

Artículo original en Middle East Eye

por Alastair  Sloan                                                   Trad. Pamagal

Mientras israel continúa expandiendo sus asentamientos, la anexión de Palestina corre el riesgo de convertirse en realidad y todos pagaremos el precio

Palestina existe hoy solo a los ojos de los deseosos o los que tienen esperanzas, pero la existencia futura de Palestina está en mayor peligro que nunca.

En un momento de la historia en que el gobierno israelí necesita más reprimendas, están equipados con Donald Trump, quien piensa que la capital de israel debería ser Jerusalén, y un nuevo embajador, David M Friedman, quien ha cuestionado la necesidad de una solución de dos estados, y que no tiene objeción en la anexión a israel de Cisjordania.

Cuando Steve Bannon, el nuevo jefe de gabinete de la Casa Blanca y editor en jefe del ferviente pro israelí Breitbart, fue acusado de ser antisemita, supuestamente solicitó una carta de apoyo a Yossi Dagan, presidente del Consejo Regional de Samaria, y prominente activista de los colonos.

Breitbart rápida y orgullosamente publicó la carta. Dagan vive junto con casi 900 más en un asentamiento llamado Shavei Shomron. En hebreo, esto se traduce como “Retornados a Samaria”. La justificación para el asentamiento no fue parte del acuerdo de una futura “tierra para la paz”, como algunos comentaristas  pro israelíes con frecuencia generalizan sino porque, en 1976, activistas teocráticos fundamentalistas llamados Gush Emunim se establecieron ahí. Creyeron que, si hacían esto, apresuraría la llegada de la era mesiánica.

Después de media docena de intentos de quitarlos, la Fuerza de Defensa Israelí se comprometió y las familias pudieron quedarse. El llamado acuerdo Sebastia, nombrado así por la estación de ferrocarril abandonada que tomaron inicialmente, abrió el norte de Cisjordania para los asentamientos.

Poco después, Gush Emunim, vigorizado por su deseo de presenciar el fin de los tiempos, fundó una organización de colonos llamada Amana. Su objetivo declarado fue “desarrollar comunidades en Judea, Samaria, Los Altos del Golán, Galilea, el Negev y Gush Katif”. Todavía está muy activa ahora. Están dispuestos a hacer cualquier cosa para alcanzar su inspirada visión religiosa.

A principios de este año [1], la policía israelí investigó al grupo y encontró que de quince transacciones de tierras gestionadas por una subsidiaria del grupo, catorce eran fraudulentas.

Tierra para la paz

No es una exageración decir que los palestinos están tratando con criminales que se apropian de la tierra de acuerdo al derecho local e internacional, inspirados no por la paz, sino por el fundamentalismo religioso. Incluso aquellos que hablan con entusiasmo acerca de la solución de dos estados en occidente parecen obstinadamente ciegos al hecho de que están tratando con fundamentalistas religiosos tan motivados como su contrapartes musulmanes.

“Los asentamientos israelíes no son una barrera real para la paz,” argumentó el destacado comentarista Tim Montgomerie a principios de este año.

Catalogado como uno de los más influyentes conservadores británicos fuera del alto mando del Tory y con un CV que incluye la redacción de discursos para dos ex líderes del Tory, las pontificaciones de Montgomery, aunque fatuas, valen la pena de considerarse.

“israel está en primera línea en contra del islam radical,” declaró dramáticamente Montgomerie, antes de citar al supremacista ateo Sam Harris: “Todos vivimos en israel, sólo que algunos de nosotros aún no nos hemos dado cuenta”.

Tal vez lo mismo puede decirse de los palestinos en Gaza y en Cisjordania. Montgomerie ha dicho la gastada declaración que usualmente argumentan los que nunca han estado en Gaza: “israel no puede ser culpado por no apresurarse a repetir lo que pasó después de su retiro de Gaza en 2005. Los asentamientos deshabitados se convirtieron en plataformas de lanzamiento para ataques de misiles.”

Lo que Montgomerie no menciona es que el bloqueo es al menos tan punitivo como la ocupación directa y devolver algo a cambio de lo que robaste difícilmente hace a un ladrón menos ladrón.

‘Dominación del mar de israel’

El robo de Cisjordania es aún más directo. En un poderoso discurso ante las Naciones Unidas en octubre de 2016, Hagai el-Ad de la organización israelí Bt’Selem de derechos humanos expuso las estadísticas:

El gobierno israelí ha declarado al 20 por ciento de Cisjordania como “tierra estatal”; “generosamente” permite a los palestinos construir sobre la mitad del uno por ciento del Área C, el 60 por ciento de Cisjordania fue colocado “temporalmente” bajo control israelí hace una generación. En la última década, israel ha demolido algo así como 1,200 hogares palestinos en Cisjordania, excluyendo el Este de Jerusalén, dejando sin casa así a más de 5,500 personas, la mitad de ellos, menores. Las cifras en el Este de Jerusalén elevarían estos porcentajes en aproximadamente otro 50 por ciento.

El-Ad describió el deteriorado futuro estado de Palestina con ligereza, arrastrado a la inexistencia por una sofocante red de nuevos asentamientos, zonas de amortiguamiento alrededor de cada uno, redes de transporte separadas para colonos y palestinos, que llevaron a la “fragmentación de Palestina en cientos de comunidades aisladas”, flotando, o más bien debería decir, hundiéndose lentamente, en un mar de dominación israelí “.

Completo apartheid

¿Qué tal si imaginamos un mundo sin Palestina? Si usted piensa que los años desde la fundación de israel han sido malos, imagine una agresión interminable en todo el Medio Oriente y a lo largo del mundo musulmán hacia israel y los judíos (el primero justificable, el segundo no – pero no obstante sucederá), basada en el hecho de que los israelíes han completado el robo de un estado, no es que puedan  hacerlo.

Internamente, israel – la edición ampliada – puede convertirse en un apartheid total en donde a la mayoría musulmana le negarán necesariamente ciertos derechos para poder mantener la naturaleza judía de los estados. Como alternativa, la expulsión masiva de palestinos no está fuera del ámbito de lo posible.

En marzo de 2016, Rubén Rivlin llamó a una encuesta que mostraba que más de la mitad de los israelíes quieren que los palestinos “sean expulsados o transferidos” fuera de israel una apropiada “llamada de atención para la sociedad israelí”. Mientras las fronteras de facto de israel se extienden más al oeste, a través de asentamientos que se propagan como una bacteria bien alimentada, sólo se incrementa el número de palestinos que serían afectados por esto. Si hay algo ahora que el Levante y Europa menos necesitan, son los refugiados.

Mientras tanto, el sentimiento anti-occidental, ya rápidamente en aumento, llegaría a un punto álgido – con la amenaza de terrorismo en las capitales de Europa y Norte América creciendo a niveles inmanejables. Israel-Palestina ya no es un conflicto; es una crisis.

El mundo necesita llegar a un acuerdo con lo que pasará cuando, y no si, Palestina no exista. El resultado puede ser nefasto sólo para los palestinos, pero esos países occidentales (sin mencionar a los estados árabes) que apoyaron y vieron lo que pasaba – de hecho, pueden pagar un precio muy alto.

[1] Este artículo fue publicado el 11 de enero de 2017.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s