Siete cosas que necesitas saber sobre el más reciente ataque de israel a Gaza

Publicado: 17 abril, 2018 en BDS – ¿Porqué BOICOTEAR a Israel?, israel estado terriorista, Israel-sionismo = racismo

Artículo original en Mondoweiss

por Michael Lesher  (5 de abril, 2018)                                    Trad. Pamagal

Video que se dice es del 30 de marzo de 2018 en la frontera de Gaza, en donde se muestra a un hombre identificado como Abed el-Fatah Abed e-Nabi, de 18 años, a la izquierda, mientras corre. Se reportó su asesinato.

Siendo de disposición moderada, no estoy en condiciones de describir en detalle la brutalidad con la cual el supuesto Estado judío ejecutó a 17 de sus 2 millones de prisioneros de Gaza (hiriendo a unos 1,400 más) a modo de inauguración del Festival Judío de Liberación el viernes pasado.

Afortunadamente, sin embargo, no hay necesidad de ese talento descriptivo. Las cosas que todos debemos saber acerca de la más reciente masacre en Gaza – y su rápido encubrimiento– son tan simples e incontroversiales como aborrecibles.

1. Los asesinatos de israel fueron premeditados

Antes de que los primeros manifestantes pusieran un pie en las inmediaciones  de la frontera de Gaza con israel, el “ejército más moral del mundo” había declarado abiertamente sus violentas intenciones hacia cualquier palestino lo suficientemente insensato para desafiar el paralizante asedio de israel. Cien francotiradores, supimos, iban a ser desplegados alrededor de los muros de la prisión de Gaza y “preparados para usar fuego vivo,” complementado con “maquinaria pesada” además de la novedad de “gas lacrimógeno desplegado por drones.” El ministro de educación Naftalí Bennett – a quien le gusta alardear sobre asesinar árabes– juró que mantendría a los gazanos dentro de su jaula (un lugar descrito en un reciente estudio de la ONU como rayando en lo inhabitable) “a cualquier costo.”

En caso de que los tambores de guerra no fueran lo suficientemente fuertes, las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) enfatizaron que se estaba acumulando tanta fuerza letal en un solo lugar para “minimizar las bajas palestinas.” Minimizar, eso sí, no impedir; no evitar. Si el significado de esta amenaza se te escapa, sugiero que imagines cómo habría reaccionado la prensa mundial si el contingente de un ejército fuertemente armado de palestinos hubiera sido enviado hacia un pueblo israelí densamente poblado, con órdenes públicas de “minimizar” los asesinatos de civiles judíos– mientras se aseguran de que los bribones aprendan su lugar.

2. La violencia israelí no tiene nada que ver con “seguridad”

El infatigable molino de propaganda israelí está revuelto tan histéricamente como siempre. Pero los israelíes no han siquiera tratado de probar que la gran mayoría de los manifestantes asesinados estaban 1) usando un arma, 2) amenazando a algún soldado, 3) intentando penetrar la barrera de alambre de púas cuando fueron abatidos a tiros por fuego de rifle, mientras que la evidencia real muestra lo contrario. De hecho, no es nada claro si alguno de los 758 adultos y niños heridos por  el tiroteo israelí eran – incluso de acuerdo a los israelíes – una amenaza física para cualquiera.

Esta deslumbrante aunque sesgada admisión prueba que de los 17 homicidios cometidos por israel el viernes, al menos una docena o más fueron asesinatos– asesinatos pura y simplemente– y que son indefendibles aún bajo la definición inverosímil de “seguridad” de israel. Sin duda, es por esto que los propagandistas han estado tratando tan frenéticamente, desde entonces, de cambiar el tema. (¡Oh, que aterrado debe sentirse un francotirador armado hasta los dientes cuando espía, desde el otro extremo de la barda de una prisión, a un adolescente palestino llevando una llanta!)

3. No hubo “enfrentamientos” (o choques)

Otra vez,  difiero de la propaganda israelí. ¿Cuántas lesiones de soldados israelíes han sido reivindicadas en el tsunami de apologistas que se desbordan de Tel Aviv esta semana? Cero. ¿Cuántos civiles israelíes han sido amenazados? Cero. ¿Cuántas violaciones en su valiosa “valla de seguridad”? Cero.

Así que esta sangrienta aventura no fue un “choque”. Incluso los israelíes implícitamente lo admiten así. ¿Cómo pueden “enfrentarse o chocar” dos partes, cuando un grupo tiene 1,400 heridos por una descarga de balas, mientras que el otro grupo – el que usa rifles automáticos y rocía gas lacrimógeno por control remoto– no sufre ni un rasguño?

4. Israel eligió a sus víctimas como blanco por razones políticas

Tal vez porque su brutalidad fue tan evidente, israel ni siquiera ha tratado de defenderse detrás el pretexto usual del “daño colateral.” Por el contrario, su ejército débilmente se atribuyó el crédito por los asesinatos, anunciando (a través de Twitter) que “nada se llevó a cabo sin control; todo fue preciso y medido y sabemos en dónde cayó cada bala.”

Se deduce que Israel y sus apologistas no pueden afirmar que estos homicidios fueron accidentes, o siquiera “reacción exagerada”– para tomar prestada la tibia expresión de Bernie Sanders (quien debe ser, no obstante elogiado como prácticamente el único senador de Estados Unidos que notificó sobre la masacre, en primer lugar).

De hecho, no sólo sabemos que los israelíes eligieron como blanco a víctimas desarmadas – incluso sabemos el porqué. El vocero militar admitió concretamente “disparando hacia los principales instigadores” de la manifestación – significa que las fuerzas israelíes asesinaron deliberadamente a palestinos que ellos sospechaban de ser los organizadores que estaban a cargo. ¿Entendieron? Bajo el gobierno israelí, la manifestación palestina es un crimen; dirigir una manifestación palestina es un crimen capital. Y en este escenario penal kafkiano, la IDF (fuerzas de defensa israelí, n. de t.) juega felizmente un triple papel como juez, jurado y verdugo.

Incluso el mayor general de israel Yoav Mordechai confesó que sus tropas trataron de intimidar a las compañías de autobuses de Gaza para que se negaran a llevar personas al lugar de las manifestaciones. “Advertimos que se tomarían medidas en contra de los dueños y de sus empresas” por “transferir palestinos a las manifestaciones, dijo el general, añadiendo que “las demostraciones de anarquía “dan lugar a “severas y duras penas.”

Puedes mantener este detalle listo para la próxima propaganda (seguro encontrarás al menos una) que insinúe que los francotiradores que abatieron a indefensos civiles actuaron por miedo de unas cuantas piedras – Quiero decir las que aventaron en simbólico desafío, una pequeña fracción de manifestantes, en dirección a un enorme terraplen encima del cual los hombres armados israelíes entrenaban, con sus rifles de alto poder, sobre los cuerpos debajo de ellos. Como ya he hecho notar, ningún soldado sufrió ni un rasguño durante las manifestaciones. No, el objetivo de israel fue el de aplastar la manifestación in toto (enteramente n. de t.) – una decisión que fue tomada antes de que un solo manifestante apareciera cerca de la frontera. Piedras o no piedras.

Y sí, Virginia [1], hay un nombre para esa clase de conducta letal: su nombre es terrorismo. Israel deliberadamente dirigió, una violencia letal contra los civiles de Gaza con el objetivo expreso de intimidar a potenciales inconformistas. Se requiere una increíble desfachatez por los orquestadores del terrorismo a tales escalas para acusar a sus víctimas de ser terroristas. Pero desfachatez es algo de lo que israel rara vez carece.

5. Israel comete sus crímenes porque Estados Unidos se lo permite

Como otros matones, israel sólo pelea en donde no puede perder. En las Naciones Unidas, vuelve al papel de lambiscón y deja al tío Sam dar los puñetazos. La embajadora de EEUU (y ex impulsora de la bandera confederada) Nikki Haley, que dice que no le gustan los matones, mostró sus verdaderas pasiones en el Consejo de Seguridad durante el fin de semana mientras se desmayaba ante esta última prueba de la virilidad israelí. La comúnmente locuaz Sra. Haley hasta ahora no ha sido capaz de tomar aire suficientemente para emitir una declaración pública, pero por órdenes de Washington, logró sofocar un proyecto de resolución que habría instado a la “contención” y a una investigación sobre las circunstancias de las muertes de civiles. Como alguna vez le recordó Karl Rove a un reportero, ni los hechos ni la ley influyen en los favorecidos por el titán estadounidense: “Cuando actuamos, creamos nuestra propia realidad”.

Debo mencionar, para ser justo, que políticos obviamente menos repugnantes que Haley han permitido crímenes israelíes con el mismo aplomo. Barak Obama se inclinó cortésmente ante las IDF (fuerzas de defensa israelíes, n. de t.) mientras masacraban a más de 1,400 civiles gazanos (incluidos unos 500 niños) en 2014, frunciendo el seño un poco sólo después del séptimo ataque mortal israelí contra las mujeres y los niños que se habían refugiado por miedo en los “refugios” de las Naciones Unidas. El resultado fue aleccionador. El día anterior a que finalmente la actitud de Obama fue firme, el primer ministro de israel Benjamín Netanyahu, había insistido públicamente que sus tropas se mantuvieran en Gaza; ante el gruñido de advertencia del presidente, Netanyahu anunció inmediatamente su retirada. Como Norman Finkelstein ha señalado, este solo ejemplo demuestra el alcance de la complicidad de Estados Unidos en los crímenes de israel. La matanza dura sólo hasta que la Casa Blanca la aprueba. Y la Casa Blanca puede cambiar de opinión por la protesta política.

6. Los principales medios de comunicación y las organizaciones judías ayudan en el encubrimiento

La proliferación de los apologistas en los medios de comunicación por la letal violencia de israel ha sido tan instantánea, y tan repugnante, que sólo tomaré un ejemplo del campo brevemente. Apegándose al extremo liberal del espectro, uno encuentra a Amos Harel de Ha’aretz lamentando que “Hamas… ha encontrado una manera más efectiva de crear fricción con las Fuerzas de Defensa Israelíes que lanzar cohetes y llevar a cabo ataques a través de sus túneles.” (¡Qué desagradable de esos palestinos que se hacen matar sólo para arruinar las mañanas de algunos miembros de las IDF!) De hecho, Harel señala que los habitantes de Gaza han demostrado ser tan traicioneros que “a pesar del gran número de bajas palestinas, ni un sólo cohete ha sido disparado contra israel desde la Franja (de Gaza).” ¿Qué puede hacer el asediador? Cuanto más desequilibrada sea su violencia, más fácil será herir los sentimientos del pobre israel.

Las principales organizaciones judías han sido igual de aduladoras, la mayoría viendo hacia el otro lado, mientras la influyente Unión Ortodoxa tuvo el increíble mal gusto de seguir anunciando una “visita VIP a la valla de seguridad (muro de la vergüenza, n. de t.) [de Cisjordania]” entre los viajes que patrocina para los judíos religiosos durante las fiestas de Pascua. El anfitrión de esta particular excursión – Coronel Dani Tirza – es un propagandista tan desvergonzado que perdió su trabajo como jefe de planeación de la valla de seguridad después de ser atrapado mintiendo a la Suprema Corte de israel. Pero a la Unión Ortodoxa evidentemente no le importó eso más de lo que le importa la resolución 2004 de la Corte Internacional de Justicia en cuanto a que la “valla de seguridad” viola los lineamientos del derecho internacional. Como Golda Mier supuestamente dijo a otro político israelí, “Después del holocausto, los judíos tiene permitido hacer cualquier cosa.”

7. Los crímenes de israel continuarán hasta que los detengamos

Lejos de sentir arrepentimiento el viernes, el vocero en jefe del ejército israelí, Ronen Manelis, anunció recientemente que las tropas israelíes “no podrán continuar limitando [su] actividad en el área de la [barrera de separación] valla y actuarán en contra estas organizaciones terroristas también en otros lugares.”

Lo oíste. Si israel se sale con la suya, las cosas se pondrán aún más sangrientas.

Y eso significa que depende de nosotros.

Israel no va a dejar de asesinar y mutilar palestinos hasta que no tenga otra opción en el asunto. Y no tendrá otra opción una vez que Estados Unidos se una al resto del mundo para exigir el cese de las atrocidades que – si fueran perpetradas contra los israelíes – habrían hace tiempo excitado la horrorizada furia del mundo occidental.

Entre mis lectores debe haber muchas personas que, debido a su ciudadanía o a sus afiliaciones políticas, pueden tener un impacto en las política de EEUU hacia israel. Es el momento de poner todo el peso en contra de una infame alianza que ha hecho posible décadas de apartheid, limpieza étnica y – como nos recuerda la violencia del viernes  – asesinatos masivos periódicos. Podemos resistir; podemos protestar; o podemos ser cómplices. No hay otra opción. Para los israelíes, para los judíos, para los estadounidenses, para todos los seres humanos que se preocupan por la justicia en Palestina, no puede haber neutralidad.

[1] Referencia a un famoso editorial llamado “Sí, Virginia, hay un Santa Claus” escrito por Francis P. Church y publicado en el New York Sun el 21 de septiembre de 1897.  La niña de 8 años es Virginia O’Hanlon que escribió: Querido pastor: Tengo 8 años. Algunos amigos dicen que no hay infierno. Mi papá dice “si lo ves en la Biblia, es así.” Por favor dígame la verdad: ¿hay un infierno? – Virginia. (N. de T.)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s