Israel y ‘el derecho a mutilar’

Publicado: 26 abril, 2018 en BDS – ¿Porqué BOICOTEAR a Israel?, israel estado terriorista, Israel-sionismo = racismo

Artículo original en Hummus For Thought

por Mohammed Suliman                                    Trad. Pamagal

Ibrahim Abu Thorayya,29, cuyas ambas piernas fueron amputadas durante la guerra en Gaza de 2008, fue asesinado ayer por fuego de un francotirador de las fuerzas de ocupación israelí. Foto tomada el 19 de mayo (AFP) durante una manifestación en contra de la ocupación.

Recientemente, un colega mío me llamó amablemente la atención sobre un libro titulado “El derecho a mutilar”, escrito por Jaspir Paur, publicado el mes pasado por Duke University Press. Ordené el libro y leí un par de reseñas sobre éste. Parece fascinante. Sin embargo, antes de leer cualquier cosa sobre el libro, empecé inmediatamente a especular cuál podría ser su tesis. El derecho a mutilar, me preguntaba. Por supuesto, esto debe ser otro argumento sobre el coloniaje, violencia y vida humana. Seguramente debe tener alguna afinidad con el trabajo de Judith Butler sobre la inhabilidad de vivir y la subsiguiente falta de agravios, de las vidas humanas que están allá afuera, en lugares muy lejanos, en la periferia.

El, que no he leído todavía, pone en entredicho nuestra comprensión liberal común de la discapacidad y sus derechos asociados. Hace una distinción entre discapacidad y lo que se llama debilidad. La debilidad interrumpe el concepto de discapacidad entendido simplemente como un estado o identidad individual que puede incluirse socialmente y acomodarse dentro de marcos liberales a través de derechos de discapacidad (acceso, reconocimiento, empoderamiento, orgullo, etc.) Sin embargo, la debilidad se refiere a un concepto central para el control biopolítico (el control de cuerpos y poblaciones) en el corazón de los regímenes coloniales; se refiere a la racialización de una colectividad completa (población) mediante su designación como disponible para debilitarse (el ‘derecho a mutilar’ que está ligada al ‘derecho a matar’), así que es parte de una táctica de guerra central para los regímenes de asentamientos coloniales y más ampliamente al imperialismo.

Por supuesto, el argumento del libro es mucho más complicado y matizado que esto, y lo anterior es un intento extremadamente débil de sintetizarlo. Sin embargo, lo que para mi hace interesante el libro es que Paur examina cuidadosamente las prácticas de israel en Gaza y su práctica deliberada de mutilar, de otra manera se conoce como el fenómeno de ‘disparar a lisiar’.  Habiendo trabajado anteriormente como trabajador de una ONG de derechos humanos en Gaza, esto es algo que siempre he pensado y, ocasionalmente, he discutido en conversaciones informales en Gaza durante las guerras  y sus secuelas. En particular, siempre hay una disparidad evidente entre el número de muertes y el de lesiones, y mientras que la primera fue objeto de amplios comentarios y cobertura, a este última solo se le asignó importancia secundaria y se discutió solo de paso (por ejemplo, esta noticia de Reuters, publicada hace unas pocas horas, lleva el título: las fuerzas israelíes matan a cuatro palestinos , hieren a 160 en protestas sobre Jerusalén).

Paur explica: “El poder del ejército de israel –uno de los más poderosos del mundo– se basa en la pretensión de una vulnerabilidad y precariedad ontológica inmutable, impulsada por la historia, la geopolítica y la geografía. Junto al “derecho a matar”, noté una lógica complementaria durante mucho tiempo presente en los cálculos tácticos israelíes del gobierno colonial de los colonos: la de crear daño y mantener a las poblaciones palestinas debilitadas para siempre, y aún con vida, para controlarlas. Las Fuerzas de Defensa Israelíes (IDF) ha mostrado un patrón demostrable a lo largo de décadas de salvar vidas, de disparar para mutilar en lugar de matar. Esta es una práctica aparentemente humanitaria, que deja a muchos civiles “discapacitados permanentemente” en un territorio ocupado de hospitales destruidos, suministros médicos racionados y recursos escasos. Este patrón apareció también durante la Operación Escudo Protector; el número de bajas civiles (asesinatos, n. de t.) se reportó a diario y se justificó a través de la lógica del daño colateral, mientras que rara vez se comentaba el número de lesiones y nunca se incluía en las reflexiones sobre el costo diario del asedio”.

Por qué estoy escribiendo esto ahora no es sólo para enfatizar una necesidad demasiado urgente de resaltar la estrategia colonial deliberada de israel de mutilar y controlar a los habitantes de Gaza, sino también porque, ayer mismo, fuimos testigos del asesinato de un manifestante palestino Ibrahim en silla de ruedas o debilitado Abu Thuraya, de 29 años, que agitaba una bandera palestina y hablaba, frente a las cámaras, contra el régimen colonial de israel. Durante un ataque aéreo israelí hace unos nueve años en Gaza, Abu Thuraya perdió ambas piernas. La tesis de Paur se cristaliza en la figura de Abu Thuraya, quien encarna el objetivo final de este control biopolítico central en las prácticas coloniales del estado de Israel. Abu Thuraya es el objeto de los dos derechos más preciados de Israel, el derecho a matar y, antes de él, el derecho a mutilar. No es una cuestión de especulación que Abu Thurayah haya sido asesinado a tiros por las tropas israelíes. En su encuentro directo con Abu Thuraya, y habiendo ya ejercido su derecho a mutilar, Israel tenía una sola opción a su disposición, ejercer su otro derecho, matarlo. La presencia regular de Abu Thurayah en las protestas, a pesar de su debilidad, ostensiblemente demostró que la mutilación de israel de su cuerpo había fallado por completo en controlarlo físicamente, impidiéndole protestar físicamente. Finalmente, el asesinato de Abu Thurayyah es una manifestación de una forma poderosa y bastante establecida de resistencia anticolonialista, protesta masiva en puntos de fricción con el ejército israelí. Abu Thurayah vivió con dignidad y murió con dignidad, siendo la dignidad un concepto que, al contrario de lo que muchos parecen pensar, está lejos de ser meramente sentimental, pero tiene una importancia política primordial para las personas que carecen de él.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s