Historia secreta de los asesinatos israelíes

Publicado: 23 septiembre, 2018 en BDS – ¿Porqué BOICOTEAR a Israel?, israel estado terriorista, Israel-sionismo = racismo
Etiquetas:,

Artículo original en Newsweek

Por Jeff Stein                                                          Trad. Pamagal

Un dron de la fuerza aérea israelí se ve volando sobre Gaza como se ve desde la frontera de la franja norte Gaza el 9 de abril de 2011. REUTERS/DARRENWHITESIDE

La literatura de espionaje está plagada de autores que alguna vez ejercieron en el gremio de los espías. Ian Fleming inventó a James Bond después de su servicio como oficial de inteligencia naval de Gran Bretaña en la segunda guerra mundial. Davis Cornwell, mejor conocido como John Le Carré, todavía trabajaba para el MI6 cuando escribió su primera novela de suspenso, El Espía que Vino del Frío (The Spy Who Came in From the Cold). Y un ex oficial de operaciones de la CIA, Jason Matthew, esquivando a los equipos de vigilancia de la rusa KGB en Moscú, nos informa a profundidad en su trilogía el Gorrión Rojo (Red Sparrow).

Luego está el veterano periodista de espionaje israelí Ronen Bergman, quien ha tomado un ángulo ligeramente diferente dentro de las sombras del mundo de los espías, dobles agentes y asesinatos. Reclutado por las Fuerzas de Defensa Israelíes en 1990, Bergman duró tres años reclutando y manejando informantes para la división de investigación criminal del ejército, donde hurgó dentro de la corrupción militar, el tráfico de drogas y armas y otros crímenes. Las habilidades que adquirió ahí le han servido bien como el primer cronista del país de los principales servicios de espionaje: la Mossad (la CIA  de israel), Shin Bet (su órgano interno de seguridad) y Aman (inteligencia militar).

“Creo que el entrenamiento y experiencia con el reclutamiento y la gestión de agentes en vivo, sean quienes sean… te da [un entendimiento] a sus situaciones… y a su mentalidad,” dijo durante una entrevista para promocionar su último y muy esperado libro, Levántate y Mata: La Historia Secreta de los Asesinatos Selectivos de Israel (Rise Up and Kill: The Secret History of Israel’s Targeted Assassinations).

Como la mayoría de los hombres israelíes, Bergman de 45 años, aún sirve en las reservas del ejército y está obligado por ley a hacerlo hasta que alcance la edad de 51 años. Pero no hay una polinización cruzada entre su servicio militar y su informe sobre la inteligencia israelí, dice: “No informo acerca de las cosas que hago, y no estoy involucrado en nada que esté conectado a lo que estoy informando. Hay una total separación de estos dos mundos.”

Sin embargo, sus credenciales de inteligencia sin duda le han ayudado a ganar la confianza de los jefes de los espías y de los operativos. Como analista político y militar senior para Yedioth Ahronoth, el diario de mayor circulación en israel, sus columnas y sus libros (nueve hasta ahora) a menudo han expuesto debates internos de las agencias de inteligencia de la nación, colocándolo como lectura obligada para los geeks[1] de seguridad nacional en todo el mundo. Para Rise Up, entrevistó “más de mil” funcionarios actuales y anteriores, entre otros, dijo.

El libro registra seis décadas del “tratamiento negativo” en la historia israelí (el eufemismo hebreo para operaciones de asesinatos selectivos) en contra de sus enemigos, los cuales, con el paso del tiempo, van desde los criminales de guerra alemanes y científicos de cohetes hasta líderes árabes de primera línea, de funcionarios nucleares iraquíes (bajo el régimen de Sadam Hussein) y luego los científicos iraníes del programa nuclear. Y siempre, por supuesto, estaban los líderes palestinos y después los militantes de Hezbollah apoyados por Irán, para ser “liquidados.” [2]

Un crítico dijo que Rise Up (tomado de las instrucciones del talmud, “si alguien viene a matarte, levántate y mátalo primero”) comienza a leerse como un interminable registro policial de los mayores éxitos de israel.” Pero en unas 750 páginas con muchos pies de página, muchos altos funcionarios israelíes confesaron tener escrúpulos morales, meteduras de pata y errores – matando a la persona equivocada o a inocentes transeúntes, o asesinar a un líder palestino que podría haber sido un buen socio en las negociaciones de paz.

Le pregunté a Bergman si encontró algo verdaderamente sorprendente en su investigación. Sí, dijo rápidamente. “Un día estaba sentado en un café al norte de Tel Aviv, no lejos de donde vivo, con alguien de la Fuerza Aérea, y estábamos discutiendo toda clase de tópicos diferentes. Y él dijo, ‘Hay algo que debo sacarme de encima, que he guardado por mucho tiempo.’ Resultó ser la extraordinaria historia de cómo, en 1982, por órdenes del ministro de defensa Ariel Sharon, los pilotos israelíes casi derriban un avión civil porque un equipo de la Mossad creía erróneamente que el líder de la Organización para la Liberación de Palestina, OLP, Yasser Arafat, estaba a bordo. Sólo una rectificación por los operativos de la Mossad salvaron las vidas de los pasajeros, que incluían al hermano menor de Arafat, muy parecido a éste, llamado Fathi, un pediatra y fundador de Red Crescent (Media Luna Roja) y a 30 niños palestinos heridos que Fathi llevaba al Cairo para tratamiento médico. El incidente fue narrado en un fragmento del New York Times el 23 de enero de 2018. En el libro, Bergman da a entender que Sharon, que tenía por mucho tiempo la obsesión de matar a Arafat, pudo haber autorizado su envenenamiento letal en 2004. Pero aun si él (Bergman) supiera que esto es cierto, escribe, “la censura militar en israel me prohíbe discutir el asunto.”

“Por las últimas dos décadas”, me dijo Bergman, “he estado en continua lucha con la censura militar y la administración israelí.” He sido llamado para “unos pocos interrogatorios,” y las autoridades han emitido “acusaciones  en contra de mis presuntas fuentes,” dijo. En 2010 y 2011, el jefe de personal del ejército “exigió al fiscal general que iniciara una investigación indagatoria en mi contra por alta traición. Han estado luchando ferozmente en mi contra y en contra de mi trabajo.”

Pero Bergman ha ganado muchos aliados por sus indagaciones, especialmente dentro de la Mossad, según parece, cuyos líderes recientes se han peleado, algunas veces abiertamente, con el ala derecha, pro asentamientos de la administración de primer ministro Benjamín Netanyahu. Entonces no es de sorprender que Tamir Pardo, uno de los ex jefes de la Mossad que fue fuente de Bergman, alabe Rise Up. Es “el libro más impresionante que yo haya visto sobre el tema y el primero escrito usando investigación real en vez de una narrativa ficticia,” dijo en la nota publicitaria de la solapa del libro.

La Mossad, por supuesto, se ha acercado de forma amplia a la ficción. Uno de los grandes mitos, representado por Steven Spielberg en su película de 2005, Munich, es que sus agentes [de la Mossad] capturaron y asesinaron a los palestinos que llevaron a cabo el asesinato de 11 atletas israelíes y un policía alemán en los Juegos Olímpicos de 1972. De hecho, dice, “La mayoría de las personas involucradas en Munich nunca fueron capturadas o asesinadas. La Mossad empezó a asesinar a cualquiera que podía. Las personas que asesinaron – la mayoría de ellos– no tenían nada que ver con Munich. “La película de Spielberg, dice, está basada en un libro que se apoya en el informe de un israelí que afirma ser el principal asesino del equipo del golpe, pero que en realidad era un “inspector de equipaje” en el aeropuerto de Tel Aviv.

Pero mataron, lo hicieron “liquidando” decenas de palestinos selectos en la siguientes décadas. También lanzó operaciones implacables en contra de Hezbollá [3], más particularmente contra el organizador del grupo terrorista Imad Mugniyah al que eliminaron con un coche bomba en coordinación con la CIA en 2008.

Cuando se trata de asesinatos, dice Bergman, el ciclo termina en el escritorio del primer ministro. No es una “agencia solitaria.” La inteligencia israelí despacha equipos de choque con la aprobación del primer ministro y, parece, con la arrolladora aprobación de la nación judía.

Pero la comunidad de inteligencia no siempre está de acuerdo con el primer ministro. En las vísperas de las elecciones israelíes de 2015, Netanyahu avivó los temores de una bomba nuclear iraní e insinuó fuertemente que israel atacaría de forma preventiva al programa nuclear iraní. Incluso Netanyahu llevó a cabo varios ejercicios militares para enfatizar sus intenciones –movimientos que llevaron a algunos de los ex jefes de inteligencia a advertir al país contra lo que consideraban como sus excesos.

“¡Despierten!” imploró uno de los ex jefes más despiadados de la Mossad, Meir Dagan. Ferozmente opuesto a Netanyahu, rezó para que “los ciudadanos israelíes dejen de ser rehenes de los temores y ansiedades que nos amenazan de la mañana a la noche.” [4]

Tanques israelíes cerca de la frontera regresando a israel desde Gaza, 3 de agosto de 2014. BAZ RATNER/REUTERS

En el pasado, pronunciamientos hechos por prestigiados israelíes serían tratados como “sagrados”, escribe Bergman. Pero no más. “La fuerza de las viejas élites ha decaído,” dice, “Nuevas élites, judíos de tierras árabes, ortodoxos, los del ala derecha, están ascendiendo.” La moderación está fuera, el extremismo está de moda. [5] Los líderes israelíes reclaman un absoluto derecho de la Cisjordania Ocupada y de todo Jerusalén. Los partidos ortodoxos en la coalición reinante hacen campaña para una teocracia judía sobre la democracia israelí. Lo mismo va para los judíos Mizrahi de israel [6], muchos de los cuales fueron expulsados de sus tierras árabes cuando israel fue creado en 1948.

En todo caso, hay más apoyo popular que nunca para robustecer a las agencias de seguridad en la eliminación tanto de amenazas externas como internas. El problema es que ninguna de sus victorias tácticas ha traído a israel nada más que un alivio temporal de las amenazas inmediatas, mucho menos paz. El círculo de violencia, ahora en la década setenta no parece calmarse considerando el caos en Siria y en Iraq, ataque de cohetes de Gaza, amenazas de misiles en el sur del Líbano y la amenaza de Irán. De las muchas ironías en los reportes con frecuencia cautivadores de Bergman es que varios líderes de la Mossad, Shin Bet y Aman han aparecido después de sus sangrientas visitas obligadas para decir que ya es suficiente. [7]

“Lo llamo la vanalidad del mal,” le dijo el ex jefe de Shin Bet, Ami Ayalon, a Bergman, haciendo eco de los sinceros sentimientos de seis ex jefes de la agencia de seguridad en el extraordinario documental, Los Guardianes (The Gatekeepers). “Te acostumbras a matar. La vida humana se convierte en algo simple, fácil de desechar.”

¿Y qué se logró conseguir?

“Queríamos seguridad,” Ayalon dijo en 2012, “y tenemos más terrorismo.[8]


[1] Geek: Entusiasta de la tecnología; fascinado por la tecnología. (N. de T.)

[2] Vemos aquí un ejemplo de la Hasbara o propaganda judía. Su consigna es “Todos son mis enemigos y como víctima debo defenderme a como de lugar.” Así justifican ante sí y ante otros sus crímines y masacres, cuyo fundamento real es la usurpación de todo un territorio y el poder. (N. del T.)

[3] Continúan hablando de Hezbollah como grupo terrorista aunque el grupo Hezbollah ganó en mayo de este año el control del parlamento libanés, noticia poco alentadora para el primer ministro Saad Hariri apoyado por occidente y por Arabia Saudita. (N. de T.)

[4] Los temores y ansiedades de los judíos israelíes se deben principalmente a su necesidad de continuar con la masacre y torturas al pueblo palestino. Su deseo sionista de borrar del mapa a Palestina y a los palestinos trae consigo consecuencias de las que ellos, los sionistas, se llevan por mucho la mejor parte. (N. de T.)

[5] Avivado por Trump. (N. de T.)

[6] Mizrahi: judíos árabes. (N. de T.)

[7] Según israel está rodeado de amenazas por todos lados, cuando la verdadera amenaza para Medio Oriente y el mundo es el mismísimo israel siendo como es un estado terrorista y de apartheid. (N. de T.)

[8] Lo que tienen los israelíes es una reacción, la consecuencia de una conducta. La conducta sionista es de eliminación de todos los otros. En este caso los árabes casi en general y sobre todo de los palestinos muy en particular, a quienes desearían haber podido desalojar de todo el territorio que en principio era de Palestina. Sus métodos sionistas de despojo, asesinatos, carencia y escasez de servicios básicos, privación de la libertad sin juicios a hombres adolescentes y niños, la imposibilidad de circular en su propio territorio, la pobreza y miseria en la que mantienen a un pueblo por fuerza tiene un resultado y consecuencia: el repudio de miles de personas por todo el mundo y por supuesto de los mismos palestinos que sufren en carne propia todas estas acciones. Las amenazas son mentiras fabricadas por los mismo sionistas con objeto de permitirse acciones aberrantes por todos lados. Últimamente, hemos visto la respuesta de los palestinos, quienes sin armas ni dobles intenciones se han manifestado contra las acciones de israel, dando como resultado el asesinato a sangre fría de cientos de jóvenes palestinos a manos de francotiradores judíos sionistas.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s