Es claro que E.U. e israel favorecieron a Abbas. También es claro que él falló

Publicado: 9 octubre, 2018 en israel estado terriorista, Israel-sionismo = racismo
Etiquetas:, ,

Artículo original en  Middle East Monitor

por Dr. Mohammad Makram Balawi         Trad. Pamagal

El presidente de E.U., Donald Trump recibe en al presidente palestino Mahmoud Abbas en la Oficina Oval de la Casa Blanca el 3 de mayo de 2017 en Washington, D.C. [Thaer Ganaim/Apaimages]

Pocos años después de que Arafat tomara la dirección del movimiento nacional palestino trató de tentar a Occidente para que le ofreciera algo a cambio de lo que él llamaba paz. Mucha gente aún lo recuerda con su suéter blanco, en la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1974, diciendo: “Vengo trayendo una rama de olivo en una mano y el arma del luchador por la libertad en la otra. No permitan que la rama de olivo caiga de mi mano.”

Yasser Arafat en la ONU en 1974. Foto tomada de Curistoria

Como me dijo una vez un ex dirigente de Fatah[1] y compañero de Arafat, que Arafat y su grupo siempre pensaron que la liberación debería pasar dentro de la duración de sus vidas y que ellos deberían gozar de sus frutos. Estaban convencidos desde las primeras etapas que no podían vencer al sionismo con todo el apoyo estadounidense y de occidente detrás de ellos. Estaban listos desde el principio por algo diferente de la liberación total, a diferencia de la mayoría de los palestinos. No fue una sorpresa para mi amigo que Arafat terminara atrapado con un pésimo acuerdo, los Acuerdos de Oslo, diseñados secretamente por Mahmoud Abbas, su sucesor.

Casi todas las facciones, incluyendo las que pertenecen a la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) lo rechazaron y varios miembros de Fatah y del Consejo Nacional Palestino (PNC por sus siglas en inglés) renunciaron en protesta contra el acuerdo, incluyendo a Mahmoud Darwish, Ibrahim Abu Lughod y Eduardo Said, quienes acusaron a Arafat de traición.

Los intentos de Fatah para liderar el movimiento nacional palestino llevaron eventualmente a un monopolio total en las decisiones nacionales de Palestina. Todas las demás facciones que solían recibir apoyo financiero y presupuesto anual de la OLP tuvieron que ceder ante las decisiones de Arafat aunque se opusieran a ellas, y para los que rechazaron hacer lo mismo Arafat solía difamarlos, intimidarlos e incluso asesinarlos si era necesario.

Aunque las instituciones de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y otros cuerpos de Palestina tuvieron elecciones, la mayoría de las veces fueron decorativas. La mayoría de la dirigentes palestinos, incluyendo a Arafat, no creían en la sucesión y transición democrática de los directivos. La oposición nunca fue permitida a menos de que fuera superficial, pudiera embellecer la cara de la OLP y diera legitimidad al “liderazgo histórico”, como acostumbraban llamarle los partidarios de Arafat y de su grupo.

En los ochentas, después de Hamas y del Jihad Islámico (JI) se convirtieron en contendientes serios, Fatah trató de combatirlos. Al principio Arafat se negó reconocer que estos movimientos alguna vez existieron. Después difundió un rumor, el cual muchos todavía creen, que estos movimientos eran creación de israel para dividir la decisión nacional palestina. Fatah y sus miembros acostumbraban a agredir a miembros de Hamas y de JI, en universidades, campos de detención israelíes, mesquitas y donde fuera que pudieran.

En 1993 se firmaron los Acuerdos de Oslo y desde ese momento se creó una profunda grieta entre el pueblo palestino, que antes estuvo siempre unido detrás de la resistencia. Arafat creía, e hizo que muchos palestinos creyeran, que a través de la diplomacia podrían tener su estado independiente. Arafat se dio cuenta de que este dulce sueño era una simple ilusión, antes de su misteriosa muerte.

El “proceso de paz”, que se suponía debía ceder el paso según Oslo a un estado palestino dentro de los siguientes seis años, continuó por cerca de dos décadas y sólo consiguió consolidar el control israelí en Cisjordania y la Franja de Gaza. Finalmente Arafat se dio cuenta que los Estados Unidos e israel lo habían convertido en un policía cuya tarea es mantener a su propio pueblo tranquilo y conforme con la anexión gradual de tierra y el saqueo de recursos.

A principios de la segunda Intifada, que fue desencadenada por la intrusión de Ariel Sharon en la mezquita de Al-Aqsa, Arafat empezó secretamente grupos de resistencia local y liberó a muchos líderes y miembros de Hamas de sus prisiones. Sharon y George W. Bush decidieron que era tiempo de deshacerse de él y el ejército israelí destruyó casi toda la infraestructura que Arafat  había conseguido construir con la ayuda europea en Cisjordania, rodeó su oficina central en Ramallah y le impuso a Mahmoud Abbas como primer ministro.

Para entonces estaba muy claro que los estadounidenses y los israelíes despreciaban a Arafat y favorecían a Abbas. La salud de Arafat se deterioró gradual y misteriosamente, cuando finalmente murió Abbas se hizo cargo. Abbas no creía en ejercer presión sobre israel utilizando resistencia armada, ni tampoco con resistencia pacífica, como es evidente por la manera en que gobierna las áreas bajo su jurisdicción. Parece creer que la única manera de implementar sus planes de tener un estado es convencer a los estadounidenses y tranquilizar a los israelíes, lo que parece un enfoque muy ingenuo.

Sin embargo había algunos obstáculos serios que superar. Primero estaban los grupos armados de Fatah que Arafat fundó y financió y que Abbas podía liquidar rápidamente. Segundo los grupos como Hamas, los cuales Arafat, con todo su poderío, no pudo contener. Abbas escogió una nueva táctica; las elecciones. Abbas logró convencer a los dirigentes de Hamas de tomar parte en las elecciones generales en Cisjordania y la Franja de Gaza, estimando erróneamente que no tendrían más del 30 por ciento de los asientos en el Consejo Legislativo, y que él saldría victorioso e impondría sus puntos de vista sobre Hamas a través de la democracia.

Abbas no encontró otro camino más que el de reconocer los resultados de las elecciones pero trabajó para minar el trabajo del gobierno que estaba formado por Hamas, y lo boicoteó por medio de otras facciones palestinas debido a la presión de Abbas. A través de los grupos armados de Fatah y las agencias de seguridad de la Autoridad Palestina (AP), Abbas comenzó con ayuda de personas como Mohmmed Dahlan, que entonces era el director de las Fuerzas de Seguridad Preventiva en Gaza, una revuelta armada. Abbas hizo que el trabajo del gobierno fuera casi imposible.

Los líderes locales de Hamas se hartaron de la situación y con sus fuerzas más pequeñas y menos equipadas, sacaron a Dahlan y a los líderes armados de Fatah fuera de la Franja de Gaza, Abbas respondió tomando medidas severas sobre Hamas en Cisjordania. A partir de ese momento Abbas y su grupo monopolizaron la representación palestina bajo el pretexto de que Hamas había llevado a cabo un golpe de estado en Gaza y que a menos de que se rindiera y entregara todo a Abbas no habría ninguna reconciliación, lo que daba a Abbas toda la libertad que necesitaba para seguir su camino sin discusión.

Sí, Abbas gobernó sin discusión, pero es muy claro que falló. Abbas trabajó por tres décadas para hacer de los acuerdos de Oslo una realidad pero terminó maldiciendo a su socios, los estadounidenses y los israelíes, de forma ordinaria, poruqe no había nada más que pudiera hacer. Abbas carece del coraje para declarar que él dirige al pueblo palestino hacia el desastre, pedir disculpas y darle paso a un nuevo liderazgo. Un día, muy probablemente pronto, Abbas como Arafat fallecerá, y dejará a su pueblo cara a cara con su desastrosa herencia.

[1] Fatah es una organización político militar palestina y la facción más grande de la confederación multipartidos de la Organización para la Liberación de Palestina, además de ser el segundo partido más grande en el Consejo Legislativo Palestino. (N. de T.) Wikipedia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s