Campanas de boda

Artículo de Middle East Monitor, MEMO

Hay una razón para celebrar; tu nieto Fareed va a casarse con una mujer de Jerusalén Este. Tristemente la boda será en su casa de Jerusalén Este y los portadores de documentos de identificación de Cisjordania, como tú, necesitan un permiso para entrar en Jerusalén. Para obtener el permiso, una persona necesita pasar por un procedimiento de revisión de seguridad israelí. Desde septiembre del 2000 estos permisos han sido más difíciles de obtener y pueden ser cancelados sin notificación alguna.

También te preocupa que la gran cantidad de normas y reglamentos que dificultarían una vida normal familiar, para una pareja de recién casados serían imposibles. Como residente permanente de Jerusalén, la que será esposa de tu nieto no tiene pasaporte, no puede viajar libremente por las fronteras israelíes y no puede votar en las elecciones nacionales israelíes. Para ella, quedarse en la ciudad depende de lo que se llama la “Política de Centro de Vida“.

En diciembre de 1995, sin previo aviso el Ministerio del Interior de israel decidió que la residencia permanente, a diferencia de la ciudadanía, iba a ser un asunto de realidad cotidiana. La política significa que para conservar la residencia debes comprobar continuamente que el centro de tu vida está en Jerusalén – todos los palestinos de Jerusalén Este que no han vivido ahí por siete años o más perdieron su derecho después de la decisión de 1995. Eso significa que su esposa no podrá vivir con él en Cisjordania sin temer que sus derechos de residencia sean revocados ya que su “centro de vida” no estará en Jerusalén.

Si se mueve a Cisjordania, lo que muchos de los habitantes de Jerusalén son obligados a hacer, como resultado de una crisis artificial de viviendas causada por regulaciones de planeación discriminatorias, tampoco tendrá automáticamente un documento de identificación palestina. Al mismo tiempo, tu nieto tampoco tendrá automáticamente el derecho de vivir con su esposa – la pareja puede solicitar la “reunificación familiar” cuando él tenga 35 años o más.

Si solicitan la reunificación familiar, que generalmente es un proceso que resulta en la ciudadanía o la residencia permanente para la esposa en otros países, sólo será elegible para recibir un permiso del ejército que tiene que ser renovado anualmente y limita todas sus acciones (los niños de 14 en adelante que solicitan la reunificación familiar reciben también sólo esto). El derecho de residencia no pasa automáticamente a sus hijos y su madre tendrá que probar que su centro de vida está en Jerusalén antes que su hijo sea registrado. Hasta que haga esto, sus hijos no tendrán el estatus de residencia oficial y quedarán fuera de ciertos beneficios sociales.

Hay cierta esperanza de cambio, Sharon anuncia su plan unilateral de retirada de Gaza, sorprendiendo a muchos. El Tribunal Supremo de israel ha ordenado también el desvío del muro para reducir las dificultades palestinas y la Corte Internacional de Justicia de La Haya ha dictaminado que el muro es ilegal, pidiendo que sea desmantelado.

Aplicas para el permiso de viajar a Jerusalén