Zonas A, B y C en Cisjordania

por  Una ventana a Palestina

La mayoría de las veces cuando se habla de Cisjordania, o se muestra un mapa de los territorios ocupados, o se debate la posibilidad de crear dos estados (uno israelí y uno palestino), se suele omitir el hecho de que Cisjordania tiene tantas divisiones internas que realmente ya casi no existe una Cisjordania como tal, sino distintos trozos de tierra con distinto estatus conectados de forma bastante pobre.

Una de razones de esto es la construcción del muro, que no sigue con exactitud la línea verde sino que está siendo construido en tierras cisjordanas, dejando espacios entre el muro y la línea verde quedando los habitantes de las mismas encerrados en pequeños espacios con reducida movilidad, puesto que no pueden salir de la línea verde, pero tienen que rodear el muro para entrar a Cisjordania.

Pero la principal división de Cisjordania tiene origen en los Acuerdos de Oslo de 1993, una serie de pactos acordados entre Israel y la Organización para la Liberación Palestina en aras a proveer una mayor autonomía a los Palestinos, que finalmente acabaría en un posible estado palestino tras un período con un Gobierno interino. La idea era que después de este gobierno temporal se volverían a renegociar ciertas cuestiones. En estos acuerdos se decidió dividir Cisjordania en distintas áreas, cada una con una jurisdicción diferente. La idea era transferir más y más poderes a la Autoridad Palestina para finalmente crear un estado palestino, no obstante, como no se llegó a ningún acuerdo, esta situación interina sigue vigente.

La división consiste en:

Área A. La Autoridad Palestina tiene el control total sobre la seguridad y sobre asuntos civiles. Esto es el 18% del territorio y engloba las principales ciudades y los territorios de alrededor, sin asentamientos. En teoría los israelíes tienen prohibida la entrada a estas zonas, aunque en la realidad pueden entrar con bastante facilidad. Así mismo, las Fuerzas de Defensa Israelíes suelen realizar incursiones para arrestar a posibles militantes.

Área B. La Autoridad Palestina tiene el control civil, y Palestinos e Israelíes comparten el control militar.  Constituye el 21% del territorio e incluye principalmente pequeñas ciudades palestinas, pueblos y algunas tierras, pero ningún asentamiento.

Área C.  Israel tiene el control civil y militar total. Supone alrededor del 60% del territorio palestino e incluye todos los asentamientos (ciudades, pueblos, barrios), tierras, todas las carreteras que conectan los asentamientos con Israel (exclusivas para israelíes) así como áreas descritas como “zona de seguridad”, que incluye entre otras todo el terreno adyancente al muro de separación. Hoy en día viven cerca de 400.000 colonos en esta zona y alrededor de 150.000 palestinos, la mayoría beduinos.

En el siguiente mapa se ilustra esta separación en distintas áreas:

mapaabc

Julien Bousac dibujó el siguiente mapa para Le Monde Diplomatique en el que sólo se muestran las áreas A y B, que parecen archipiélagos en el mar, ilustrándo así las dificultades diarias que conlleva esta separación administrativa para los palestinos que quieren viajar por Cisjordania. Se  tardan horas para viajar entre dos ciudades a pocos kilómetros de distancia, y eso sin contar con todos los “checkpoints” o puestos de control que puede haber por el camino.

palestinaarchipielago

De todas formas, las normas de cada una de estas áreas tienen cierta flexibilidad, especialmente para el lado israelí. Como ya he mencionado, a pesar de que la entrada al Área A está prohibida a israelíes, en realidad no tienen dificultad alguna en entrar en ella, y en los puestos de control los dejan pasar.

El Área B es en teoría territorio palestino en el que israel sólo disfruta de poder militar compartido para asegurar la seguridad. Sin embargo, en los últimos años se han construido asentamientos en algunas de estas tierras (por ejemplo los asentamientos de Amona o Itamar) mediante el apoderamiento de tierras palestinas por parte de israelíes sin ofrecer compensación a sus propietarios.

Finalmente, en el Área C, los permisos de construcción son otorgados exclusivamente por la Administración Civil Israelí, que ha denegado sistemáticamente cualquier permiso de construcción a palestinos en estas zonas (a excepción de un área específica que constituye alrededor del 1% del Área C y ya está casi completamente construida). Muchas de estas tierras son propiedad de palestinos, pero no pueden obtener permisos de construcción por lo que la construcción ilegal de casas es práctica habitual. También lo son las órdenes de demolición de estas casas.

Del 2000 al 2007 se expidieron 4993 órdenes de demolición contra construcciones palestinas. Se demolieron el 33%, 1663.  Por otro lado, se expidieron 2900 órdenes de demolición contra la construcción o expansión de asentamientos. Se demolieron el 7%, 199.

Además, las restricciones de los palestinos no se limitan a la construcción de casas nuevas, sino que muchas veces tampoco pueden renovar infraestructuras existentes. Además, la mayoría de asentamientos israelíes están construidos sobre valiosos recursos naturales, especialmente fuentes de agua, por tanto, la mayor parte del agua de Cisjordania queda en manos de israel, que controla su distribución. El 73% del agua de Cisjordania la utiliza israel, el 10% es para los asentamientos y el 17% restante para toda Cisjordania. No sólo tienen poca agua, sino que no llega diariamente a las casas. Los tanques de agua sobre los tejados forman parte del paisaje palestino, y en sitios como Belén, el agua llega a las casas cada 10 días, a veces cada 20, dejando a muchas familias sin agua en sus hogares.

Finalmente, israel ha declarado que varias áreas de Cisjordania sean zonas de tiro y entrenamiento para el ejercito israelí, alrededor del 18% de Cisjordania. Es más o menos el mismo porcentaje de tierras bajo el control de la Autoridad Palestina. Unos 5000 palestinos viven en estas zonas militarizadas.

Se puede observar en el siguiente mapa estas zonas de tiro/entrenamiento en naranja:

zonastirocisjordania