Deja que Musa se vaya

Artículo de Middle East Monitor, MOMA

Ves a Musa mientras sale por la puerta. Pasas los minutos preocupada por su seguridad, aunque te dijo que no te preocuparas. El tiempo pasa y finalmente escuchas conmoción en el pasillo.

Es Musa.

Pero no camina por el pasillo. Sus amigos lo están cargando.

Lo llevan al cuarto del frente y lo recuestan en el sofá. Sólo cuando ves la reacción de tu esposo te das cuenta de lo que ha pasado. Musa está muerto.

Todo parece surreal y el cuarto empieza a girar. Te preparas para celebrar su entierro al día siguiente pero el ejército israelí trata de forzarte para que lo lleves a cabo en mitad de la noche, un hecho común en la Primera Intifada.

Decides

Celebrar el funeral de Musa durante el día                  Hacer el funeral de Musa al anochecer