Cómo se dividieron los británicos el mundo árabe

Nota original en inglés

Lost Islamic History                                                                    Trad. Pamagal

El desarrollo de los estados-naciones modernos a través del mundo árabe es un proceso fascinante y desgarrador. Hace 100 años la mayoría de los árabes eran parte del Imperio Otomano/Califato, un gran estado multiétnico con base en Estambul. Hoy, un mapa político del mundo árabe se ve como un rompecabezas muy complejo. Un complejo e intrincado curso de eventos en los 1910s causaron el fin de los otomanos y el ascenso de estas nuevas naciones con fronteras que van a lo largo del Medio Oriente, dividiendo a unos musulmanes de los otros. En tanto hay muchos factores diferentes para esto, el papel que los británicos jugaron en esto fue mucho mayor que cualquier otro jugador en la región. Tres acuerdos separados haciendo promesas incompatibles que los británicos tenían que apoyar. El resultado fue un caos político que dividió un gran parte del mundo musulmán.

El estallido de la Primera Guerra Mundial

En el verano de 1914, la guerra estallo en Europa. Un complejo sistema de alianzas, una carrera armamentista, ambiciones coloniales y en general una mala gestión a los más altos niveles de gobierno llevó a esta guerra devastadora que cobraría las vidas de 12 millones de personas de 1914 a 1918. Por el lado de los “Aliados” se encontraban los imperios de Gran Bretaña, Francia y Rusia. Los poderes “Centrales” consistían en Alemania y Austria-Hungría.

El Imperio Otomano en 1914 al comienzo de la guerra

El Imperio Otomano en 1914 al comienzo de la guerra

Al principio el Imperio Otomano decidió mantenerse neutral. No eran ni por asomo tan fuertes como cualquiera de las otras naciones que peleaban en la guerra, destruidos por amenazas internas y externas. El sultán/califa otomano no era más que un hombre de paja en estos momentos, con el último poderoso sultán, Abdulhamid II derrocado en 1908 y reemplazado por un gobierno militar liderado por los “Tres Pashas”. Eran del grupo secular occidentalizado, Los Jóvenes Turcos. Financieramente, los otomanos estaban en serios aprietos, debiendo enormes deudas a los poderes europeos y que no podían pagar. Después de tratar de unirse a los “Aliados” y ser rechazados, los otomanos tomaron partido con los Poderes Centrales en octubre de 1914.

Los británicos inmediatamente empezaron a concebir planes para disolver el Imperio Otomano y expandir su imperio en Medio Oriente. Ya tenían control de Egipto desde 1888 y de India desde 1857. El Medio Oriente Otomano está justo en medio de estas dos importantes colonias, y los británico estaban determinados a exterminarlos como parte de la guerra mundial.

La Revuelta Árabe

Una de las estrategias británicas era la de voltear a los súbditos del Imperio Otomano en contra del gobierno. Encontraron un ayudante voluntario en el Heraz, la región occidental de la Península Arábiga. Sharif Hussein bin Ali, el amir (gobernador) de Makkah entró en negociaciones con el gobierno británico para sublevarse en contra de los otomanos. Sus razones para aliarse con los extranjeros británicos en contra de otros musulmanes permanecen inciertas. Las razones posibles para su levantamiento son: desagrado con los objetivos nacionalistas turcos de los Tres Pashas, un pleito personal con el gobierno otomano o simplemente el deseo de tener su propio reino.

Rebeldes árabes con la bandera designada para la revuelta árabe,  por el Reino Unido

Rebeldes árabes con la bandera designada para la revuelta árabe, por el Reino Unido

Cualesquiera que hayan sido sus razones, Sharif Hussein decidió sublevarse en contra del gobierno otomano en alianza con los británicos. A cambio, los británicos prometieron darles dinero y armas a los rebeldes para ayudarlos a pelear con un ejército mucho más organizado. También los británicos le prometieron que después de la guerra, se le daría su propio reino árabe que cubriría la totalidad de la Península Árabe, incluyendo Siria e Irak. Las cartas en las cuales ambas partes negocian y discuten sobre la revuelta se conocieron como la Correspondencia McMahon-Hussein, ya que Hussein se comunicaba con el Alto Comisionado Británico en Egipto, Sir Henry Mc Mahon.

En junio de 1916 Sharin Hussein dirige a su grupo de beduinos guerreros armados desde Heraz en una campaña en contra de los otomanos. En unos meses, los rebeldes árabes lograron capturar varias ciudades en el Heraz (incluyendo Jeddah y Makkah) con ayuda del ejército y de la armada británicas. Los británicos brindaron apoyo con soldados, armas, dinero, asesores (incluyendo el legendario Lawrence de Arabia) y una bandera. Los británicos en Egipto dibujaron una bandera para que los árabes usaran en batalla, que fue conocida como “La Bandera de la Revuelta Árabe). Esta bandera se convertiría en el modelo para otras banderas de países tales como Jordania, Palestina, Sudán, Siria y Kuwait.

Mientras progresaba la Primera Guerra Mundial de 1917 a 1918, los rebeldes árabes consiguieron capturar algunas ciudades importantes de los otomanos. En tanto, los británicos avanzaban en Palestina e Irak, capturando ciudades tales como Jerusalén y Bagdad, los árabes los ayudaron capturando Amman y Aqaba. Es importante resaltar que la revuelta árabe no tenía el apoyo de la gran mayoría de la población árabe. Era un movimiento minoritario de un par de miles de miembros de tribus liderados por un par de líderes que querían incrementar su propio poder. La vasta mayoría del pueblo árabe se mantuvo lejos del conflicto y no apoyó a los rebeldes o al gobierno otomano. El plan de Sharif Hussein de crear su propio reino árabe estaba teniendo éxito hasta ahora.

El Acuerdo Sykes-Picot

Antes de que la revuelta árabe siquiera comenzara y antes de que Sharif Hussein pudiera establecer su reino árabe, los británicos y los franceses tenían otros planes. En el invierno de 1915-1916, dos diplomáticos Sir Mark Sykes de Gran Bretaña y François Georges-Picot de Francia se reunieron secretamente para decidir el destino del mundo árabe post-otomano.

Control británico y francés conforme al Acuerdo Sykes-Picot

Control británico y francés conforme al Acuerdo Sykes-Picot

De acuerdo a lo que sería conocido como el Acuerdo Sykes-Picot, los británicos y los franceses acordaron dividir el mundo árabe entre ellos. Los británicos tomarían el control de lo hoy es Irak, Kuwait y Jordania. Los franceses tomarían la Siria moderna, Líbano y el sur de Turquía. El estatus de Palestina sería determinado después, con tomando en cuenta las ambiciones sionistas. Las zonas de control que los británicos y franceses se dieron permitían alguna cantidad de auto gobierno árabe en algunas áreas, no obstante con el control europeo sobre tales reinos árabes. En otras áreas, los británicos y franceses tuvieron control total.

Aunque la intención era que el acuerdo fuera secreto para después de la Primera Guerra Mundial, el acuerdo se hizo público en 1917 cuando el gobierno de los bolcheviques rusos lo sacó a la luz. El Acuerdo Sykes-Picot contradecía directamente las promesas que los británicos habían hecho a Sherif Hussein y causó enorme tensión entre los británicos y los árabes. Sin embargo, este no sería el último de los acuerdos conflictivos que los británicos harían.

La Declaración Balfour

Otro grupo que quería decir algo en el panorama político del Medio Oriente eran los sionistas. El sionismo es un movimiento político que llama al establecimiento de un estado judío en la Tierra Santa de Palestina. Empezó en los 1880s como un movimiento que trataba de encontrar una patria lejos de Europa para los judíos (la mayoría de los cuales vivía en Alemania, Polonia y Rusia).

Arthur Balfour y la Declaración original Balfour

Arthur Balfour y la Declaración original Balfour

Eventualmente los sionistas decidieron presionar al gobierno británico durante la Primera Guerra Mundial para que les permitieran asentarse en Palestina después de que terminara la guerra. Dentro del gobierno británico había muchos que simpatizaban con este movimiento político. Uno de ellos era Arthur Balfour, El Secretario del Exterior de Gran Bretaña. El 2 de noviembre de 1917 envió una carta al Barón Rothschild, un líder en la comunidad sionista. La carta declaraba el apoyo oficial del gobierno de Gran Bretaña a los objetivos del movimiento sionista de establecer un estado judío en Palestina:

“El gobierno de su majestad ve favorablemente el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío, y usará sus mejores esfuerzos para facilitar el logro de este objetivo, quedando claro que nada se hará que perjudique los derecho civiles y religiosos de las comunidades no judías en Palestina, o los derechos y estatus político de que disfrutan los judíos en cualquier otra nación.”

Tres Acuerdos conflictivos

Para 1917, los británicos habían hecho tres diferentes acuerdos con tres diferentes grupos prometiendo tres diferentes futuros políticos para el mundo árabe. Los árabes insistían que aún recibirían su reino árabe que les había sido prometido a través de Sharif Hussein. Los franceses (y los mismos británicos) esperan dividirse esa misma la tierra entre ellos. Y los sionistas esperaban que se les diera Palestina como Balfour había prometido.

En 1918 la guerra terminó con la victoria de los Aliados y la destrucción completa del Imperio Otomano. Aunque los otomanos existieron de nombre hasta 1922 (y el califato existió de nombre hasta 1924) toda la tierra que pertenecía a los otomanos estaba ahora bajo ocupación europea. La guerra había terminado, pero el futuro del Medio Oriente estaba aún en disputa entre tres diferentes partes.

Los mandatos que la Liga de las Naciones crearon después de la Primera Guerra Mundial

Los mandatos que la Liga de las Naciones crearon después de la Primera Guerra Mundial

¿Quién ganó? Ninguno tuvo todo lo que quería. El resultado de la Primera Guerra Mundial, la Liga de Naciones (predecesora de las Naciones Unidas) fue establecida. Uno de sus trabajos era dividir las tierras otomanas conquistadas. Elaboró “mandatos” para el mundo árabe. Cada mandato supuestamente sería gobernado por los británicos o los franceses “hasta el momento en que sean capaces de gobernarse por sí mismos.” la Liga fue la que dibujó las fronteras que vemos en los mapas políticos modernos del Medio Oriente. Esas fronteras fueron establecidas sin considerar los deseos de la gente que vivía ahí, o a lo largo de las fronteras étnicas, geográficas o religiosas – fueron verdaderamente arbitrarias. Es importante resaltar que aún hoy, las fronteras políticas en el Medio Oriente no indican diferentes grupos de personas. Las diferencias entre iraquíes, sirios, jordanos, etc., fueron creadas enteramente por los colonizadores europeos como un método de dividir a los árabes entre sí.

A través del sistema de mandato, los británicos y los franceses pudieron tener el control que querían sobre el Medio Oriente. Para Sharif Hussein, a sus hijos les fue permitido gobernar sobre estos mandatos bajo la “protección” británica. El príncipe Faisal fue hecho rey de Jordania. En la práctica. sin embargo, los británicos y los franceses tenían la autoridad real sobre estas áreas.

Para los sionistas, les permitió el gobierno británico asentarse en Palestina aunque con limitaciones. Los británicos no querían hacer enojar a los árabes que vivían en Palestina, por lo que trataron de limitar el número permitido de judíos que podían emigrar a Palestina. Esto enfureció a los sionistas, que buscaron caminos ilegales para la inmigración a través de los 1920s a 1940s, así como los árabes que veían como una usurpación de la tierra que les había pertenecido desde Salah al Din liberada en 1187.

El caos político que Gran Bretaña creó como secuela de la Primera Guerra Mundial permanece hasta nuestros días. Los acuerdos conflictivos y los países posteriores que fueron creados para separar a los musulmanes llevó a la inestabilidad política a través del Medio Oriente. La llegada del sionismo a la par con la desunión de los musulmanes en esa región ha llevado a gobiernos corruptos y al debilitamiento económico en Medio Oriente como un todo. Las divisiones que los británicos instituyeron en el mundo musulmán se mantienen sólidas hoy en día, a pesar de haber sido totalmente creadas en los últimos 100 años.

Bibliografía

Fromkin, David. A Peace to End All Peace: The Fall of the Ottoman Empire and the Creation of the Modern Middle East. New York: H. Holt, 2001.

Hourani, Albert Habib. A History Of The Arab Peoples. New York: Mjf Books, 1997. Print.

Ochsenwald, William, and Sydney Fisher. The Middle East: A History. 6th. New York: McGraw-Hill, 2003. Print.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s