Posts etiquetados ‘Egipto’

Artículo de Aljazeera

por Ronnie Kasrils                                                            Trad. Pamagal

El Tribunal Russell sobre Palestina considera que Gaza está al borde de un apartheid genocida 

20149266529508734_20

No debe permitirse que israel y sus cómplices se salgan con la suya por la exterminación de un pueblo, escribe Kasrils [EPA]

Nelson Mandela frecuentemente declaraba que “Palestina es el asunto moral más grande de nuestro tiempo”. Después de que derrocamos al régimen del apartheid en 1994, fuimos más allá diciendo “Nosotros los sudafricanos no nos consideramos libres hasta que el pueblo de palestina sea libre”. (más…)

AISLADOS DEL MUNDO, LOS PALESTINOS EN GAZA CONSUMIDOS POR LA POBREZA

http://occpalgaza.wordpress.com/2014/04/17/cut-off-from-the-world-palestinians-in-gaza-consumed-by-poverty/

OccPalGaza Por Noah Browning y Nidal al-Mughrabi                                                 trad. Pamagal

La vida nunca había sido tan sombría para los Mustafa, una familia de siete personas apretadas dentro de una casucha desvencijada de dos cuartos en el campo de refugiados de Gaza, Jabalya.

Siete años dentro del cerco israelí y diez meses dentro del paralizante bloqueo egipcio, el crecimiento económico de Gaza se ha evaporado y el desempleo ha escalado a casi el 40% para fines de 2013.

La oposición al grupo militante Hamas, que dirige la Franja de Gaza, ha llevado a sus vecinos a poner en cuarentena el enclave, sacando a los residentes de la lucha del proceso de paz y dejándolos con muchas partes para culpar.

Las familias como los Mustafa – aparentemente refugiados permanentes en sus tierras ancestrales ahora parte de israel – no tienen dinero, no tienen trabajo y no tienen esperanzas, deben vivir con la distribución de las Naciones Unidas de arroz, harina, carne enlatada y aceite de girasol, con acceso limitado a una adecuada asistencia médica o agua limpia.

“Nos estamos ahogando… Sentimos que el mundo entero está sobre nosotros. Prendo la televisión y veo los estilos de vida, y pienso Dios ayúdame a abandonar este lugar,” dice Tareq, 22.

Los Mustafa con frecuencia deben recoger sus cosas e irse cuando la lluvia inunda su casa de baja altura – aun en un día soleado, está forrada con una capa de oloroso moho. Se quedan a oscuras, ya que los cortes de electricidad de 12 horas son ahora la norma, a lo largo de Gaza, debido a la escasez de combustible.

“No hay dinero para la universidad o para casarse. Ni siquiera hay suficiente para gastar afuera de la casa y así escapar un poco. ¿Qué clase de vida es ésta?” pregunta Tareq.

Más de la mitad de los residentes de Gaza reciben alimento de las Naciones Unidas, y el número va incrementándose.

La UNRWA, Agencia para Refugiados palestinos dedicada a alimentar y dar vivienda a los refugiados, dijo a Reuters que ahora está alimentando a algo así como 820,000 personas, 40,000 más que el año pasado. Además el Programa Mundial de Alimento de las Naciones Unidas (WFP) ayuda con comida a otros 180,000 residentes, aproximadamente.

Crisis de la Población

De 1.2 a 1.8 millones habitantes de Gaza son refugiados o descendientes de éstos, que huyeron o fueron despojados de sus tierras, las que se convirtieron en parte de israel en la guerra de su fundación en 1948.

Mientras las décadas pasan, la mano de la ocupación indistintamente se cierra o se relaja a través de guerras y levantamientos. Grupos de carpas van lentamente transformándose en guetos de concreto – ocho campos en total ¬donde las oportunidades por un cambio se sienten tan estrechas como sus claustrofóbicos callejones.

“Gaza solamente parece ir descendiendo más hacia la pobreza y al retroceso de la economía” dijo Scott Anderson, subdirector de operaciones en la UNRWA, señalando que el nivel de dependencia de la ayuda a la que se enfrenta Gaza tiene pocos paralelos en el mundo.

“En términos de crisis económica en la población, probablemente algún lugar como Sierra Leona puede ser el único sitio donde la gente experimenta lo que las personas en Gaza experimenta diariamente.” dijo a Reuters.

La crisis está jalando al fondo a los más vulnerables de la Franja, no sólo entre sus pobres sino entre sus enfermos. Mientras que los indicadores de salud básica y los económicos superan a muchos en África, los niveles crecientes de la dependencia de ayuda y el sentimiento de confinamiento cobran su cuota.

Lucha contra el cáncer

Eman Shannan, que dirige un grupo de apoyo para pacientes con cáncer y escribe sobre la vida en Gaza, dijo a Reuters que el tratamiento para la enfermedad ha sido tormentoso por sus viajes restringidos a la frontera egipcia, falta de medicinas y por la despreocupación de la burocracia.

“Vamos hacia el desastre. Cada día llegan cinco casos nuevos… El cáncer no mata tanto como lo hacen las circunstancias a nuestro alrededor. Las personas pueden sobrevivir al cáncer, pero no a esto.” dijo Shannan, una sobreviviente.

Hay 13,000 enfermos en la Franja y es la segunda causa de muerte entre los palestinos después de la enfermedad cardiaca.

Farha al-Fayyumi, una paciente con cáncer de pecho del campo de refugiados Shuja’iya en el centro de Gaza, se queja de que le dan punzadas en sus dientes – las medicinas usadas para compensar los efectos de sus años con tratamientos de quimioterapia no están disponibles en Gaza.

El que fue alguna vez conducto principal para las personas de Gaza, que buscaban tratamiento en el extranjero, el cruce con el vecino Egipto, ahora sólo está abierto a las personas, incluyendo a los enfermos, alrededor de dos días al mes. Cada vez más, la pobreza está cortando el flujo.

“No he estado en Egipto para tratamiento por un año y medio. No puedo pagar los gastos de viaje” dijo al-Fayyoumi, una viuda con ocho hijos vestida de pies a cabeza con un manto negro, el niqab.

El tratamiento en Gaza se hizo más difícil por los acuerdos de paz provisionales de Oslo en 1993; debido a la radiación de la quimioterapia, las dos partes acordaron que podría tener aplicaciones militares. Solo cinco oncólogos practicantes quedan en Gaza, señala Shannan con tristeza.

Culpa

En las verdes tierras de cultivo al norte de Gaza, Mahmoud culpa a Hamas por gran parte de su sufrimiento.

“Las cosas alguna vez cambiarán para su grupo? Si se abren empleos, su gente los toma. Ellos nunca sufren” dice el joven de 23 años que estudió para ser electricista y después chofer de camión, pero no encontró trabajo en ninguno de ellos.

Hamas niega corrupción y dice que el gobierno es transparente, culpa mayormente a israel por los problemas económicos de la Franja.

El padre de Mahmoud, un granjero, sentado sobre una túnica café muy suelta, descansa su bastón sobre las rodillas en una estancia soleada cerca de la casa familiar.

El hombre de 67 años recuerda los huertos en sus 180,000 metros cuadrados de tierra cerca de la frontera con israel, donde los olivos, limones y naranjas alguna vez prosperaron en el área del pozo de agua dulce.

Hace tiempo de la demolición, por buldozers israelíes, en medio de la violencia del cruce de la frontera en 2008, el huerto vive sólo en su pequeño jardín. En el se levantan uno de cada tipo de árbol que solía cuidar – un recordatorio de lo que perdió y de la continua erosión de la tierra y del sustento que los palestinos han sufrido por décadas.

La contaminación de los acuíferos significa que el agua de la familia ahora es salobre e imbebible. Como muchos otros en Gaza deben pagar para que la filtren.

“Cuando cerraron la tierra, la vida terminó” suspira. “Solíamos vender la fruta de nuestros árboles, ahora compramos de Egipto y de israel, pero sólo cuando podemos costearlo.”

Quejarse de la incompetencia que perciben de sus líderes es común entre los residentes, pero muchos dicen que los de Gaza permanecerán apoyando a Hamas por su combatividad.

“El mundo entero está en su contra. Por supuesto que no son ángeles. Han cometido muchos errores. Pero si tomaran la delantera y reconocieran a israel, la gente aquí les escupiría – su popularidad se evaporaría de la noche a la mañana” dice Zakaria Shurafa, un conductor que recoge la ración familiar de ayuda alimentaria del ajetreado centro de distribución de las Naciones Unidas en el campo Beach Refugee.

“No veo ninguna posibilidad de una revuelta, aunque estoy seguro que el bloqueo israelí tiene esa intención… no sirve de nada, estamos acostumbrados a esta clase de vida.”

Mahmoud, el joven desempleado, lamenta cómo el estancamiento económico está arrastrando a la sociedad, y a los sueños de lo que podrían lograr.

“En condiciones como esta, sientes que crece el odio de la gente, se encelan unos de otros. Los jóvenes toman tramadol (drogas), hay robos. Estas cosas no sucedían.” dice.

“Cuando eres joven piensas que como adulto serás capaz de hacer más, que el mundo se abrirá a ti. Pero aquí, encontramos que mientras crecemos, nuestros problemas solo crecen.”

(Editado por Sonya Hepinstall)