Un sobreviviente de la Nakba